ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


23 de octubre de 2009

QUEMADO, TINTADO O PERFORADO.

Body art

Arte, religión, cultura, pertenencia a un grupo, individualismo, creencias o moda, el body art utiliza técnicas milenarias, y no tanto, para poder satisfacer todas estas necesidades simbólicas o no de mutilación, transformación, mejora, marcaje o como cada uno quiera llamarlo, de modificar el cuerpo.

Son tantas sus técnicas que uno puede quedarse anonadado cuando busca todos los tipos que existen en este mundo. Algunos, los mayores sobre todo o lo que están desinformados de todo ello, expresan que son “cosas nuevas que han salido” (palabras textuales), aunque muchas de ellas utilizan conocimientos y formas ancestrales de realizarla. Así, por ejemplo, puedo nombrar unas cuantas:

- El tatuaje: realizado desde que el hombre es hombre y realizado en sus inicios con puntas de acero, agujas u otros materiales punzantes impregnados en tinta e introducidos en la piel para formar un dibujo.

- El piercing: perforación del cuerpo mediante el que se traspasa un objeto punzante de un lado a otro, dejando en dicha perforación un objeto de diversos materiales, madera o metal, evitando que se vuelva a cerrar la herida y dejando un agujero donde podemos colocar utensilios de uso decorativo. De aquí salen las dilataciones, donde el objeto que introduce va aumentando de peso y tamaño provocando que el tejido se dilate, aunque jamás podrá volver a contraerse.

- La escarificación: una forma de tatuaje, sólo que no se usa tinta, sino una caña de bambú, una navaja o un bisturí, como uso más moderno, en el que se rompe la epidermis, en cortes de diferente profundidad, provocando que la cicatriz resultante y la eliminación de la epidermis de ciertos sitios, de cómo resultado final un dibujo.

- El branding: o dicho de otra forma, marcarte con un hierro incandescente como al ganado.

Y es que para gustos los colores.

Existen más formas de modificar la apariencia de un cuerpo como son el insertar cosas bajo la piel, introducir tornillos para poder colocar en ello una cabeza decorada,…etc. Sé que algunas de estos procedimientos pueden ser brutales, algunos demasiado salidos de tono para algunos, pero existen y tienen demanda por parte de la sociedad.

Los motivos por los que la gente se los hace, pueden ser varios, como ya he nombrado antes, la pertenencia a un grupo o el simple motivo de no ser igual al resto, lo que se tomaría como un acto de rebeldía, serían los más comunes dentro de una sociedad carente de sentido interno. Aunque algunas de ellas asombran y bastante. Frases como:

- Es que están de moda.

- Yo quiero uno como menganita.

- Es lo que se lleva el este año.

- Es la nueva tendencia juvenil.

Podemos escucharlas tanto en las calles como en la televisión. No puedo dejar de caer en el asombro de esto, teniendo en cuenta que no es barato, sobre todo, no dura lo que una moda (a penas tres meses) y no es una decisión que podamos tomarla a la ligera.

Las razones de esto.

Son varias, ten en cuenta que vivirás con ello y morirás con ello, que un piercing después de algunos años no se cerrará jamás (por lo menos a mí me pasa) y que te haces algo permanente en la piel, al menos, debe tener un significado, sino profundo, lo suficientemente fuerte para que te impulse a marcarte para toda la vida. No son cosas de moda o de tendencias, son algo más que ello. Recordar, es un arte y como tal ha de expresar cosas abstractas o personales que sólo el portador sabe porqué.

Lo cierto es que si es por estética mejor hazte un aumento de algo, ponte unos implantes o sométete a una operación de cirugía. Hay cientos de cosas que puedes modificar por pura vanidad. Aunque las otras tampoco se libran, el que un dibujo o una perforación quede bonita, depende mucho de tus gustos y el especialista que hayas elegido (creerme, he visto tatuajes que podría haberlos hecho mi primo de 1 año. Lo más sorprendentes es que pagaron por ello, aunque se excusan diciendo que les salió barato. A mí me tendrían que pagar para hacerme eso.)

La diferencia, ellos gozarán del privilegio de la anestesia, el que sea haga otra cosa que no se realiza en hospitales no; será algo por lo que pagarás y sufrirás, porque, exceptuando la pintura corporal, que puede picar un poquitín, el resto duele, más o menos, eso depende de ti. Cierto es que existen algunos tipos de anestesiantes en forma de pomadas o espráis, pero su duración es poca (por lo menos en mí, motivo por el que desistí cuando el tatuador me la echó al realizar mi segundo tatuaje.) Lo bueno de todo esto es que cuando se te duerme la parte del cuerpo que estás mejorando, mutilando, cambiando, haciendo arte, dibujando,… ya no sientes absolutamente nada. Es como si te acostumbraras al dolor (y cuando uno se lleva más de 5 horas con una aguja taladrándote la pierna, ya no sientes ni que tienes siquiera esa extremidad.)

Lo más común.

Dentro de todo esto también existen tendencias, las letras, son las más demandadas por los clientes de estas tiendas. El nombre de tu madre, de tus hijos, de tu hermana o hermano, de tu padre o el de un amante (cosa poco recomendable), están a la orden del día. Las fuentes pueden cambiar al igual que los fondos, pero son algo que tienen un significado a simple vista.

Otros, prefieren hacerse dibujos que honren ciertas cosas y dejarlo sólo para ellos mismos, dejando atrás la banalidad de que todo el mundo sepa a qué se refiere. El incorporarse un símbolo que sólo tú sabes lo que significa, hacerse una perforación por algo importante en tu vida, etc. Ciertamente eso no te vuelve más místico, simplemente tiene algo de especial para ti y eso es lo que hará que jamás te aburras de él, sepas porqué y te recuerde algo.

Algunos casos he podido ver, en mis múltiples visitas a estas tiendas, en las que dos personas o un grupo de ellas deciden hacerse el mismo tatuaje (algo que me parece patético, pero si les gusta.)

Lo cierto de todo esto es, que no importa la técnica que elijas, bien si quieres tinta, atravesarte la piel, ponerte pequeños implantes para parecerte a algo concreto, quemarte o formarte una bonita cicatriz, nunca mejor dicho. Algunas de estas formas me superan, pero todo ello tiene que ver con tus gustos.

Si fuera un psicólogo el que lo estudiara, diría que es una forma de llamar la atención, si fuera un sociólogo, una tendencia propia de una época con un fin concreto, pero si soy yo, que he practicado dos de estás formas de arte varias veces, podría deciros que es una forma de identidad personal, no de pertenencia. Nada más lejos que una rebelión contra las normas establecidas, aunque se que no están bien vistas y que soy un poco alérgica a la gente, es una simple manera de ser uno mismo, cada uno elige la suya. Algunos jamás se han pensado en realizar nada de esto, pero dudo que sea una tendencia sadomasoquista, como dicen los más expertos.

8 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

Pues yo, que como bien sabes no me siento especialmente atraído por los piercings ni por los tatuajes, no le haría ascos al branding ese, sobre todo si estoy ciego como una perra... Me haría marcar, no sé, el logo de Campofrío en una nalga o algo así... No soy yo muy de significados profundos, no...

Silderia dijo...

cuando quieras pongo el cuchillo al fuego y te marco la nalga.

sangreybesos dijo...

Bueno, vale. Parece un agradable entretenimiento para esas aburridas tardes de domingo.

Rocío. dijo...

Uff... la fotito de la oreja me ha dado un poco de asquito.
Yo en eso de hacerse daño al cuerpo porque sí... imagínate... no me gusta ir a la pelu porque me resulta que la peluquera tira demasiado con el cepillo y me quema el secador...
Soy una cagona, vamos.
Aunque de todo, los tatoos son lo que más me puede llamar la atención.

Kisses!!!

Edu dijo...

Superestructura lo llamaria el abuelo Marx, arte, religion y moral, son consecuencia de un patron de economia.
Un Abrazo

Silderia dijo...

Ro: a tu hermano también le ha impresionado la oreja. Aunque hay cosas peores, te lo puedo asegurar, pero no las he querido poner por mi propia sensibilidad.

Edu: puede que sea una superestructura, un patrón, aunque dudo que económico. Yo, por supuesto me uno a club de esta cultura. A mi me encanta, qué más te puedo decir.

Besitos a los dos

Phoebe dijo...

Primero de todo, siento haberme perdido tantos posts tuyos. He tenido una semana muy atareada.

En cuanto a los piercings y demás, la verdad, ni me gustan ni no me gustan. Quitado de algunos que hieren sensibilidades, los demás me parecen bien. Es más, yo misma estoy pensando en ponerme un tatuaje, el problema es que tengo una regla de oro. Si me pongo algo, debo saber porqué. Una razón razonable y coherente, una explicación que todos entiendan y que haga que mis actos sean comprendidos. Me gusta poder preguntarle a alguien el motivo y encontrarme con una respuesta correctamente real.

Y todavía no he averiguado qué significa esta customización del cuerpo, sólo sé que me parece original.

un abrazo enorme,

Silderia dijo...

La razón de un tatuaje es íntima, algunos te dirán la verdad otros no, algunas de estas razones son tan incomprensibles para otra persona que mejor callárselas, puedo asegurártelo.

Un Beso