ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


12 de septiembre de 2008

UN FETICHE A LA VISTA DE TODOS.

Los coquetos eran ellos.

Desde tiempos muy alejados en el pasado, las manicuras eran signo de distinción y poder. Los antiguos egipcios se incrustaban uñas de oro, los mandarines las coloreaban de forma llamativa y los centuriones romanos se hacían la manicura, entre otras cosas, antes de salir a la batalla.

Así, que como podéis comprobar, seguía una forma magnificencia de poder, denotación de un status, signo de distinción y, por supuesto, “cosa de hombres”. El cómo nos asociamos de ese invento sigue quedando en la penumbra del coquetería femenina, como muchos otros inventos de los que nos adueñamos. Lo que si puedo deciros es que hasta 1924, con la invención de las primeras lacas de uñas coloreadas, por los hermanos Charles y Joseph Revson, éstas se llevaban de un estilo natural. Se conseguía un brillo distintivo mediante el uso de de cremas.

Después aparecieron formas artificiales para hacerlas más largas, gracias a un dentista estadounidense y su inventiva. Este aplicó las técnicas que utilizaba en la reparación y creación de dientes creando las primeras uñas postizas.

Por supuesto las tecnologías han ido avanzando, de ponerte unas queratinas a base de polímeros sobre una capa superficial, hasta conseguir ser permanentes. Me refiero a las extensiones de porcelana y gel.

El mercado de la estética ha aumentado mucho en este último siglo, sobre todo en la decoración de las manos y pies, los concursos a nivel mundial y miles de revistas sobre tema lo demuestran. En ellas se nos muestran las últimas tendencias, formas de decoración, usos inimaginables de ciertos productos y los nuevos inventos para hacer que todo sea más fácil. A parte de ello, ni que hablar tiene, el mercado tan grande que se ha producido alrededor de todo esto. 60 euros, como mínimo cuesta una decoración decente, en los establecimientos de belleza, y no nombremos, el precio de mantenimiento de unas uñas de porcelana o gel. Otra vez confirmamos que la estética mueve millones, el superficialismo está en boga.

Formas y colores.

Ya sean ovaladas, cuadradas, en punta, largas, cortas, decoradas,… No importa cómo sean, el caso es que te gusten a ti. Son una denotación de estilo y personalidad para aquella que se atreve a llevarlas. Millones de tendencias circulas por las webs y, muchas, se atreven a darles un toque distintivo y personal.

No hay que negar que unas manos bien cuidadas y una manicura perfecta, da signo de distinción y fijación en la persona a la hora de conversar. Pocas veces podemos evitar fijarnos en una persona que lleva las uñas decoradas, siempre el comentario sobre lo que te gusta salta a la vista (si no es de nuestro agrado, lo comentamos cuando la aludida no está delante.)

Por supuesto esto ha dado pie a la aparición de miles de técnicas en decoración: pegatinas, pedrería, tatuajes falsos, tintura, aerografía, dibujos con el propio esmalte,… Incluso la moda del piercing se ha unido a ellas.

Y, como olvidarlo, sus amigas inferiores no iban a ser menos, las pedicuras. Ellas hacen unos pies más bonitos, delgados y esbeltos, consiguen ocultar ciertos defectos en los dedos y las uñas; lo de unas piernas más bonitas lo doy por descontado.

La seducción está en tus manos.

Y nunca mejor dicho, aquellos dibujos de ensueño, los adornos y miles de horas de trabajo tienen unos efectos casi inexplicables en las personas. Sobre todo en los hombres. Cierto es que parecen que nunca se fijan en lo que llevas puesto, pero eso es mentira. Su subconsciente trabaja por ellos. Seguro que el día que no llevas una manicura llamativa te lo dice, o cuando has cambiado el estilo. Aquellas pegatinas que compraste, y que en un principio no le llamaban la atención, días después se han transformado en el centro de esta, provocando un agradable comentario.

Seguro que imagina el momento en el que vuestras pieles se unan y el provoque que le arañes la espalda. Ansiará que le dejes los surcos de aquellas maravillas de la naturaleza en su epidermis, llevando su herida de guerra orgulloso y oculta. Entonces, sabrá que ha conseguido llevarte al séptimo cielo.

¿Habéis visto alguna vez la danza de cortejo de un pavo real? Yo si, parecen uñas esculpidas intentando atraer a una amante que desea los fuegos de la pasión. Ahora los papeles se invierten, muéstrale todo tu plumaje, coloréalo con los dibujos del placer. Enséñale la elegancia de tus bailes y muéstrale el interés del cortejo. Pero con discreción, no eres una cualquiera que desea un amante a cualquier precio.

Recuerda que para encontrar a tu príncipe azul antes tendrás que besar a muchas ranas, pero intenta que éstas sean las más mínimas, lo único que hacen es dejarte un mal sabor de boca, que te llenará de furia, cada vez que pienses en que has tenido que repetir la experiencia. Utilízalo como un complemento más para buscar a tu hombre perfecto (en caso de que lo tengas recuerda, el amor hay que mantenerlo. Los fuegos más fuertes necesitan leña para seguir vivos.)

Puedes mover sensualmente los dedos alrededor de tu boca, rozarte los labios de vez en cuando para mostrarle una sonrisa pícara, acariciar la mesa cerca de su mano, acicalarte el pelo cuando él mira. Pensareis, pero si ellos no cogen esas señales tan sutiles, puede que no conscientemente, pero algo verá en ti que no deje de causarle expectación.


Ciertamente esto puede parecer una cacería, quizás puede que parezcamos más agresivas de lo que en realidad somos, pero recordar: no nos comemos a nadie, si no lo deseamos.

7 cosas que decirte:

Axel Jiménez dijo...

jaj, me encanta como un artículo sobre las manicuras se ha convertido en un "manual de seducción".
jeje
Por mi parte, he de decir que tienes razón, cuando mi novia m roza la espalda, es indescriptible,jaja. D todas formas, yo deberia cuidarme mas las uñas, pero muchas veces son víctimas de mis nervios XD

sangreybesos dijo...

Muy bonito, vida. En realidad, sólo tengo un pero. ¿Por qué no has colgado una foto de tus manicuras?

(Acabar con la espalda llena de esmalte, pegatinas y porcelana... qué idea tan subyugante)

Silderia dijo...

Porque no tengo una foto decente de aquellos pequeños dibujos que tantas horas tardo en hacerme, si la tuviera las habría puesto.

Axel, bienvenido a mi blog. Me alegro que te haya gustado el cambio de tono del artículo.

El rufian melancolico dijo...

Vale la pena recordar(creo yo)que en el oriente las uñas largas en extremo cuidadas era un simbolo de status ya que indicaba que esa persona no hacia demasiados trabajos manuales,es decir que tenia suficiente dinero como para poder pagar a otras para que hicieran las labores contidianas.
Me gusto mucho este post.
saludo
Paz

Silderia dijo...

Me apunto ese dato, como a Axel, te doy la bienvenida a mi blog.
Me alegra mucho que te os haya gustado, a todos, este nuevo post de mujer y punto.
Un saludo.

HMJ dijo...

Yo me permito opinar, desde mi humilde punto de vista; muchas veces algo sutil suave y casi imperceptible puede llegar a dar muchas pistas... Así que cuando esteis con ellas (las uñas me refiero) ¡acordaos de los que sí que preferimos la discrección y los detalles!

Dreamscape dijo...

Me encanta tu blog, es como un culto a las pequeñas cosas, a los pequeños detalles... simplemente genial. Enhorabuena.