ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


13 de mayo de 2009

MESSEN….¡QUÉ!

Todavía la gente me sigue sorprendiendo, no sé porqué demonios me pasa esto aún. Otra vez, y sin que venga a cuento, me han vuelto a tachar de rara o friqui, como se dice hoy día. El caso es americanizar las palabras.

Como todos sabemos, hay cosas que se consideran normales, hoy día. Cosas como que todo el mundo tenga un ordenador y sepa manejarlo, más o menos, que todos tengan internet en su casa, teléfono, electrodomésticos, cientos de cosas más. Pues bien, hay gente que no los tiene y vive tan feliz. Yo conozco a uno que se niega a llevar un móvil encima, ¿por qué no? Friqui, ni por asomo (aunque una vez que lo conoces…. Bueno) Es libre, no depende de ese artilugio.

Pero lo mío, no es que vaya más lejos de ellos, simplemente nos hemos creado una dependencia con ciertas cosas que no son vitales. Se han metido en nuestras vidas sin llamar y, como parásitos que son, nos chupan la energía la sangre son los mosquitos hembra (dato científico, lo escuché el otro día en la tele.)

El caso vino por lo siguiente, estaba con unas compañeras tomando café cuando me dicen:

- Dame tu messenger - me dice una de ellas.

- No – le respondo tomando un poco el sol de la mañana. – Te doy mi correo electrónico si quieres – yo tan poética como siempre.

- Pero si es lo mismo – me dice otra.

- Sería si tuviera messenger - le respondo.

- ¡NO TIENES MESSENGER! – me dicen las dos a la vez y en alto.

Como si fuera una película, el resto de compañeros, sentados en otras mesas me miran, parece que he hecho algo malo o algo así. Sin embargo, nada menos de lo que se espera de una persona “normal”, por decirlo de alguna manera, ni me avergüenzo ni me pongo colorada. Todo lo contrario, continuo tomándome el zumo, con pajita, por supuesto, y bronceándome, con las mangas lo más remangadas posibles, en la acera de un bar llamado Doña Mariquita. (Un nombre un poco raro, pero es donde más barato sale desayunar y, como dice mi madre el puterío no está para tanto.)

Lo cierto es que lo he utilizado, se como va y funciona, pero al contrario que la mayoría del mundo, lo encuentro molesto y sin ningún tipo de utilidad.

- ¿Cómo hablas con tus amigas? – me vuelve a preguntar una de ellas.

- Las llamo por teléfono o les mando un email – respondo.

Y ahora os voy a decir porqué esta reticencia al dichoso programa gratuito. No hay cosa que me joda más que tenerlo puesto, estas escribiendo, como normalmente suelo hacer en el ordenador, o jugando (¡Qué cojones!), cuando te aparece un cartelito – hola – creo que pone eso, ya que los diversos emoticonos, como los llamas, para describir una palabra de cuatro grafemas, me resulta bastante molesto y ridículo. O ya, el nova más, cuando te reducen el lenguaje a sólo consonantes, ¡mola! – te va a contestar tu padre – pienso - ¿quién habrá conectado esto? – digo en voz alta (suelo hablar sola, ya lo sabéis, estoy loca o tengo doble personalidad.) – Seguro que se habrá conectado solo. Entonces paso del cartelito.

Ahora me dan un zumbido, se lo que es porque me lo dijo una vez mi hermano. Yo sólo pensaba que era un mísero ruido de la calle que sólo servía para levantarte violentamente de la silla. Alguien al otro lado insiste en hablar contigo - ¿cómo coño se desconectará esto? – es que también soy muy bien hablada. No lo consigo.

Solución, me introduzco en los programas del sistema operativo y lo desinstalo. Ya puedo estar tranquila sin que nadie me moleste. Y eso que lo del cartelito de no estoy al otro lado, lo sabía poner, pero no hacían caso. Así que ahora, definitivamente, me encuentro al otro lado, pero no hablo contigo. Si quieres me mandas un email o me llamas por teléfono, que no es tan difícil.

Otro tema gracioso son los espacios estos donde se comunica la gente como este que viene en hotmail, ahora no me acuerdo como se llama. Tampoco importa, todos sabéis que se montan comunidades, la gente cuelga sus fotos comprometidas, hablan de cosas que no hablarían nunca, intentan ligar, quedan, se reencuentran amigos de nuevo,…. ¡Chorradas! El otro día me comentaron que los compañeros del colegio estaban todos en uno de ellos, que se habían reencontrado (¿no es bonito?) y que iban a hacer una comida.

Que porqué no me conectaba para hablar con ellos y quedar. ¿Quedar? ¡Tócate los huevos! Si somos, casi todos, del mismo barrio, pasan por mi vera y ni me saludan. Es que por internet vuelven los recuerdos de la infancia. ¡Muerete! El caso es reencontrarse con viejos conocidos, decir al mundo lo que jamás dirías ni a ti mismo delante de un espejo, y mostrar tu cara más patética y peor, hablar con esa gente. ¿Y para eso me he hecho yo un blog?

Total, que me volvieron a tachar de rarita, esto es terrible. ¿A dónde vamos a llegar? De un tiempo a esta parte mi padre me dirá las cosas por email, en vez de llamarme por teléfono o decírmelo cuando voy a verle (espera, ya lo ha hecho), mi madre para saber de mi entrará en la comunidad de amigos con el nombre de madre molona 66253 y, ni que decir, los matrimonios se celebrarán vía online, con un cura virtual (¡ah! ¡Qué romántico) Pero yo soy la rara, la que sale a ver la luz del sol, va a tomar café con los amigos y los llama para ver cómo están en vez de darles un zumbido al ordenador. ¿Ahora quién es la friqui?

11 cosas que decirte:

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Los artilugios de la modernidad nos capturan a todos, por suerte en diferente medida, algunos podemos cerrar la sesión y pasar de los cartelito de Hola!!! a todo momento. En muchos aspectos tienes razón y comparto lo que dices… Ah!! Yo también conozco a alguien que se niega a usar móvil… es raro? Y, a veces…

Besos rojos,
HR.

Silderia dijo...

Creo que yo voy a seguir es moda de no al móvil, me lo dejo en casa siempre que salgo, así que no se porqué lo llevo, es más, no lo uso a penas.
Lo más raro, por decir algo, es que te tengan por rarita cuando no usas lo mismo que ellos.
Besos.

Dreamscape dijo...

Buenísimo, si señor, yo he de reconocer que lo uso de vez en cuando, pero lo considero igual de molesto que tú. respecto a las redes sociales creo que tienen sus ventajas (recuperar a gente que perdiste hace años) y sus inconvenintes (fotos, privacidad etc..) Yo todavía hecho en falta la certa echada la buzon de correo y escrita a mano con sus sello. Vamos.. la de toda la vida.

Zinquirilla dijo...

Hay gente así de capulla. Al empezar a leer el post creí que te referías a no dar el msn a gene del trabajo o que conoces de poco. A mí me pasa eso. Mi msn lo tiene mis amigos y gente con la que me apetece charlar.

Es verdad que aunque pongas no disponible, te dan zumbidos y demás. Yo siempre estoy no desconectaca porque se puede hablar así y el resto no sabe que estás en ese momento chateando.

Un saludo

p.d.: lo que me ha llamado la atención es que no messangees con sangreybesos. Vale que ahora vivís bajo el mismo techo pero antes...

Silderia dijo...

Dreanscape: Es que yo eso de utilizar ciertas cosas para comunicarme ¿qué quieres que te diga? Lo de siempre es lo mejor.

Zinqui: nunca he mensajeado con sangreybesos, nos llamábamos y a veces ni eso, simplemente nos veíamos a una hora fija todos los días. Es que somos así...

Besos a los dos

sangreybesos dijo...

"¿Que no tienes mesenger?", "¿Que no ves la tele?", "¿Que no te echas la siesta un ratito?" ¡Argh! ¡Si yo tuviera tiempo-libre-lo-que-se-dice-libre-de-verdad, aprendería, yo que sé, a tocar la guitarra o algo! ¡Tengo turno de mañana y, aún así, me falta tiempo!

Silderia dijo...

Que tu haces los mismo que yo, una tele enorme sólo para ver películas, un montón de libros por leer y más aún leidos (tenemos que ir a ikea que ya no tenemos estanterías) miles de películas, cientos de cosas por hacer y poco tiempo para aburrirnos.

sangreybesos dijo...

Ah, Ikea... el horror, el horror...

Edu dijo...

Ningun messenger, podra sustituir a una conversacion, en donde los ojos tambien hablen. Las palabras sin gestos, sin olor, sin tacto o sin ambiente, se quedan solamente en un caparazon sin alma.
Un Saludo.

Silderia dijo...

Por eso no me gustan ciertos tipos de comunicación derivados de las nuevas tecnologías, son horrendas, a mi parecer.
Un Abrazo

seiseises dijo...

Antes que nada, te está hablando alguien que se pasa la mayor parte de su tiempo libre (y a veces del no libre) en internet ;)

Yo si que uso el messenger, aunque últimamente no tanto. Y cuando lo uso suelo estar en modo "invisible" para poder hablar a quien quiera sin que me den por saco xD

El móvil... además de como despertador, para poco mas lo uso. Bueno si, para recibir un monton de publicidad de Movistar y, de vez en cuando, mandar yo algun mensaje o llamar a alguien.

Y las redes sociales... he probado algunas, y desde luego la unica que pasa el listón es Facebook. Otras como Tuenti, Hi5 o el espacio de Hotmail que comentas son burdas imitaciones, poco resultonas y bastante cutres, a decir verdad.

Internet es una maravilla, si, pero hay que saber como aprovecharlo ;)

Un saludo