ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


6 de mayo de 2009

ME LO HA DICHO UNA VECINA.

Soy una persona afable, por lo menos eso intento hasta que me tocan las narices, el caso viene determinado por quién te diga que o cómo te lo digan. Pero si hay algo que no puedo superar en este mundo son los cotilleos. Eso no va conmigo. Tengo demasiadas cosas en qué entretenerme, pero esto ha llegado a un punto en que no puedo más.

Todo esto viene porque una vecina (como no, siempre es una vecina), me comentó el otro día que tuviera cuidado de lo que se está diciendo (todo esto bajando la voz y mirando a ambos lados por si la pillaban. Tenía que poner misterio a la cosa,) que desde que estoy en el bloque allí no se para y que (cosa rara porque ella no se mete en nada. ¡Ja!) , menuda vida que llevamos mi marido y yo (a la gente no le importa si me he rejuntado o si me he casado, bastantes preocupaciones se toman ya por cómo vivo.) Eso lo había escuchado decir entre los diferentes inquilinos del bloque, ¡pero ella no había dicho nada! (Que constara en acta.)

Bien, el incidente no tubo más, lo cierto es que me lo tomé a guasa, sobre todo porque nadie puede decirme cuántas fiestas hago en mi casa, a quién invito y, mucho menos, juzgar lo que hago o dejo de hacer en esta vida o cómo llevo mis asuntos.

Todo hubiera quedado ahí, pero tengo el don de que todos vienen a buscarme la boca. Eso me resulta divertido, ya que el destino me brinda la oportunidad de desahogarme y decir lo que pienso (no es bueno callarse las cosas, y yo, personalmente, soy de las que exploto.) Bueno, ¡vamos al lío! salía yo de mi casa cuando me encuentro al vecino de enfrente.

- ¡Qué! – me dice para llamar la atención. – El sábado de fiesta ¿no? – me dice en un tono acusador como hace un padre con su hijo.

- El viernes hay otra – le contesto ante su mirada estupefacta. – la próxima vez monto un tablao flamenco –digo en voz alta mientras me alejo hacia la escalera que baja a la calle.

El señor, por decirlo de alguna manera, esperaba una disculpa, pero no la obtuvo. El motivo, es mi casa y hago en ella lo que me da la gana, no monto escándalos, evito poner la música alta y, puede que se me descontrolara un poco la fiesta del sábado. Aunque siendo el de enfrente, poco escuchó.


Aún así, eso se quedó en una anécdota, simplemente. Pero hace poco fue el nova más. Entrando por el portal un par de vecinas, entre ellas la presidenta del bloque (persona que escribe los carteles para anunciar las reuniones de la comunidad de la siguiente forma: Esta tarde hay una reunión HIMPORTANTE, en el portal a las 8:00.” Sólo me faltó sacarle una foto con el móvil al trozo de papel,) estaban hablando. Justo al ver mi persona se quedaron mudas, el ambiente se podía cortar con un cuchillo y yo, oliéndome de lo que estaban cotilleando (de mí, por supuesto. Sino a qué viene el mirarse la una a la otra, ponerse un poco rojas y esperar a que pasara para continuar esputando. ¡Que es que no tienen vergüenza!)

- Hola – dije sonriendo. – Buenas tardes – eran más de las doce de la mañana.

- Hola – dijeron las dos a la vez.

- Tú eres la vecina nueva ¿verdad? – me dice la presidenta.

- Si – les contesto haciéndome la tonta. – Sabéis ¿quién es la presidenta del bloque? – como sino lo supiera. – Era para decirle que importante se escribe sin ache.

Y me fui sin decir nada más. Por supuesto, desde mi punto de vista, es de mayor interés corregir las faltas de ortografía o, en su déficit, por lo menos que me repasen los escritos a mano, antes de ser motivo de mofa por no tener un mínimo de cultura, a que se dediquen a comentar sobre lo que hace una vecina o deja de hacer, a cuánta gente mete en su casa, quiénes son, cómo son y demás. A parte de inventar (¡claro está! Que de eso nadie está exento), mitos y leyendas con el fin de hacer más ricos los cuentos populares de los barrios.


Yo utilizo mejor la imaginación. ¿Os imagináis cuántos libros de terror y leyendas urbanas podrían escribirse con todo eso? ¡Qué pena de tiempo! Lo malo es que no se puede recuperar y que sus vidas seguirán siendo igual de insulsas que siempre. No me digáis que eso es entretenimiento, y menos aún que una persona así tiene tiempo para leer o culturizarse. Desperdician muchos minutos con los oídos puestos en los comentarios de otros y en las puertas, por supuesto tienen las mirillas desgastadas, a parte de lo arrugadas que tienen las cortinas, para ver qué se cuece. ¡Cómo si te importara! Lo cierto es que creo que a mí me importa menos el que tu sepas qué hago, que el que yo te pille a ti haciendo algo de eso.


Entre tanto, yo tengo algo, una historia que contaros, una batalla ganada, una tranquilidad enorme. Ahora saben que la nueva muerde y que me afilo las uñas todas las semanas. Por desgracia no han tardado mucho en descubrirlo. Mi fama de borde sigue intacta (¡qué le vamos a hacer!) pero si ese es el precio a pagar porque no te cuenten nada, lo prefiero. Yo no tengo nada que esconder.


Después de todo, tengo que darles las gracias. No tenía nada que contaros hoy y ellas me han dado el argumento, los personajes y la historia, yo sólo soy una mera cuenta cuentos sobre los hervideros de un mundo que, cierto es que giraría más rápido si cada uno se metiera en sus asuntos.

13 cosas que decirte:

Edu dijo...

La cotilla de la mirilla, es un personaje de la españa franquista, ese tipo de personas da mas pena que otra cosa. Suelen ser existencias tristes y dedicadas solamente al bulismo.
Un Saludo.

Silderia dijo...

Si, lo malo es que en mi bloque hay unas pocas de esas.

Un Saludo

Rocío. dijo...

Y yo que las echo de menos...
Lo de himportante no es himportante mujer, todos tenemos faltas de hotrografía. (aunque algunas sean más gordas que otras)
A la del tablao flamenco irá la polícia esta vez?? Me apunto!
Dile a mi hermano que no se coma las uñas.

sangreybesos dijo...

No sé de qué se quejan, joder... ¡si los fines de semana no pongo a Iron Maiden hasta las diez de la mañana! ¡¡Que en el local de al lado del portal hay cantos religiosos todos los domingos!! ¡¿Y quién protesta a los protestantes (who protests the protestants?)?!

Phoebe dijo...

Siempre existe ese tipo de gente, ¿Qué se le va a hacer? Yo no lo he entendido nunca; como si no tuvieran otras cosas más que hacer. Abandonar su vida y dedicarse a pensar en qué hacen y dejan de hacer las demás personas es muy triste, la verdad.

Tú ya lo has hecho bien, ya. No me quiero ni imaginar la cara que debieron poner para sus adentros (o para sus "afueras") cuando les contestaste...

besos!

PD. Acabo de ver el meme :) En cuanto pueda me pongo a contestar las preguntas.

ricis dijo...

mmm las personas cotillas las odio cuñi estoy de acuerdo contigo... ya tengo un tema que contar en mi proximo escrito, gracias por darme la idea.
yo tambien tengo que contar muuucho sobre ese tema jejej

pd:ve mi meme:D

Silderia dijo...

Ro: para la próxima fiesta en mi casa zapateamos en la tarima del salón a ver que dicen ahora.

Cariño: esto es solo pasajero. Lo malo es que no saben que como nos sea así, saco las uñas, que las tengo muy monas por cierto.

Phoebe: me alegra mucho verte por aquí. Lo malo que de la otra gente, que somos los que no nos importa para nada la vida de nadie, somos pocos. Sino no tendrían tanto éxito ciertos programas.

Cuñadita 2: me pasaré a ver tu meme, por eso estate bien segura. Me alegra haberte dado una idea para tu próximo post y no te preocupes por nos saber qué escribir, siempre algo te da una idea. Aunque sea tu cuñada favorita.

Un beso muy grande a todos, a sangreybesos se lo daré en persona.

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Que las hay, las hay, decía mi abuelita respecto de las brujas... Pero ciertamente que ese tipo de gente existe, y de verdad creo que deben tener vidas muy aburridas para vivir del cotilleo...

Besos rojos,
HR

Silderia dijo...

Como esas hay muchas, demasiadas para mi gusto. Yo que vivo sin meterme en la vida de nadie ahora se dedican a cotillear con algo que no tiene ni fundamento, porque eso si, nunca me para con nadie a hablar, a menos que no sea un amigo o algo por el estilo.
Estoy un poco cansada, ya en el bloque de mi madre era el centro en algunas conversaciones, nada buenas, por cierto. Pero paso del tema, espero mi oportunidad y después les callo la boca.

Abrazos desde este rincón del multiverso.

Ignotus dijo...

Al parecer existen por todos lados y son muchas, no sé si mayoría, pero sí muchas. Al parecer se han vuelto tradición en cuanto edificio existe. Acá en Perú tenemos algo similar, al menos las que conozco no escriben tan mal. Jajaja, que tal anecdota.

Silderia dijo...

Son una plaga, si. Pero nosotros somos más fuertes, menos pero con más entretenimiento.

seiseises dijo...

Pues si además quieres que lo de "El sábado fiesta, ¿no?" no se repita, puedes poner en la porteria un cartel que diga:

¡¡HIMPORTANTE!!
Programación de fiestas en la finca:
-Viernes 8: Tablao flamenco
-Sábado 9: Pop&Rock Party
-Viernes 15: Reggae Sounds

O algo así. Uy perdon, que se me han escapado un par de faltas. Quería decir "biernes" y "savado". Perdón por el despiste.

Y no te olvides de repartir fliers y descuentos entre los vecinos.

Un beso


PD: Mi teclado se parece al tuyo. ¿Es Labtec?

Silderia dijo...

Si es de la misma marca que el tuyo, solo que será más viejo, tiene ya unos 8 años, por lo menos. Sus letras están borradas ya, pero lo suplí con unas pegatinas para teclados.

Creo que haré eso, por lo menos sabrán que voy a montar una fiesta. Pero la bebida que la traigan ellos.

Saludos.