ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


20 de mayo de 2008

CONOCÉIS EL DE ESTE QUE VA DICE…..

Habéis escuchado alguna vez un chiste sobre algo que nunca pensasteis que podía pasaros y un día sin más pasa, pues bien yo soy una de esas personas que ciertas cosas completamente ridículas y surrealistas que son imposibles que pasen, les pasan un día como otro cualquiera.

Puede que penséis que me lo he inventado o que simplemente mi imaginación voló demasiado aquel día, lo cierto es que pasó tal y como lo voy a contar.

Una tarde como otra cualquiera estaba en mi casa, y el teléfono sonó:

- ¿Bonitaaaa…..? – Decía una voz familiar al teléfono.

- Dime. – Respondí yo reconociéndolo.

- ¿Está tu padre? – Se hizo el silencio.

- No, ha salido con mi madre a dar un paseo.

- Bueno, pues dame el número de teléfono de tu casa para apuntarlo en la agenda.

No podía creer lo que estaba escuchando, miré para todos los lados, pero conociendo a mi tío lo más improbable se hace completamente normal. Me estaba llamando desde el teléfono de su casa a la mía, para pedirme el número de teléfono, el cual había marcado él mismo. De fondo se escuchaba a mi abuela, por lo menos ella si estaba cuerda regañándolo por la tontería que acababa de hacer.

Seguro que os suena el chiste del que pudo haber inspirado este relato, pero por desgracia ni siquiera lo conocía por aquella época. Seguro que el que lo inventó tenía un familiar tan ridículo como este, pero es que mi familia es para escribir un libro, ninguna de ellos se libra y este menos todavía.

2 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

¿Y por qué no le diste un número inventado?

Silderia dijo...

Porque hubiera sido demasiado bueno para ser verdad, la perplejidad del momento lo decía todo.