ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


8 de julio de 2011

¡BIENVENIDA AL MUNDO!

¡Buenos días mundo! Es lo primero que se me ha ocurrido decir esta mañana cuando he abierto los ojos.
Después de tantos meses de tedio por la situación hoy, por fin, mi cuerpo se ha recargado de energía para poder continuar con mis cosas, por decirlo de alguna manera. Ahora puedo continuar aquellos proyectos que dejé atrás e iniciar los nuevos que he apuntado y entre los que consta que he de volver a visitar el ciberespacio y volver a mi blog de vez en cuando, cuidar mis relatos y no dejar nunca de imaginar historias nuevas que contar, aunque también puedo vivirlas, investigarlas y demás sensaciones que pueden darte respecto a cualquier cosa.

Sólo con pensar que podré volver a escuchar las aquellas historias, anécdotas y demás inventos de la gente, para contaros las historias, que mi mente puede volar libremente sin que mi parte responsable me obligue a mirar unos malditos folios, donde todo lo que hay escrito tiene poco o casi ningún sentido, en vez de estar imaginando y viajando a nuevos mundos, conversar con seres extraños y volver a ver mi mundo, que tengo un poco abandonado y el cual tengo que cuidar mucho para que no se muera.

Mis manos se han vuelto un poco torpes, mis dedos se anquilosaron de pasar y pasar páginas, mis ojos, cansados de ver lo que les ofrecía, se negaban cada vez con más fuerza a abrirse cada mañana al alba. Les pedí un esfuerzo y, por mi, se resignaron a vivir una aburrida rutina que se repetía una y otra vez día tras día, sin embargo, de vez en cuando intentaba dejarles libres y que hicieran lo que desearan.

Ahora ya soy libre, mi mente pude salir de una cabaña creada con demasiada realidad y verdades a medias, mis manos pueden aporrear estas teclas, acariciarlas y pedirles que hagan algo por mí.

Mi lista de proyectos es bastante amplia y estoy deseando iniciarla, en ella está el aprender cosas nuevas, terminar antiguas, iniciar ideas y hay un espacio en blanco para lo que vaya surgiendo por el camino. ¡Hay tanto por hacer! Demasiado, quizás eso era lo que me frustraba en parte, el que necesito un tiempo dedicado a mi entretenimiento para poder seguir manteniéndome cuerda en este mundo donde la lógica prima sobre la creatividad y la imaginación, donde los niños son demasiado infantiles y los adultos demasiado sosos y pegados al suelo, tanto que no pueden comprender como viaja la mente, se les ha olvidado y el veneno de la sociedad conformista y sin aficiones corre por sus venas impidiendo que sueñen y vivan. Eso a mi me mata, me consume y evita que pueda sentirme bien o que aquellos gusanos recorran mi tripa para decirme que hay algo que se gesta dentro de mi y que tiene que salir de alguna forma. Que me ponga manos a la obra y que no pierda el tiempo.

Solo tengo algo más que decir, me he comprado esas piruletas rojas que dejan la lengua de colores, me he puesto ya mis dos coletas de niña mala, las pecas han comenzado a salirme y no pienso que esa chiquilla aprenda modales para volverse mayor por mucho tiempo.

¡Qué bien sabe la libertad! Esas medias de licra son muy incómodas y me costaba mucho no subirme a los árboles o ver duendes en cada esquina, la magia nunca se pierde, eres tú el que no desea verla y, lo peor de todo, es que si te obligan a que la ignores te da en las narices para que veas sus colores tan brillantes como un pavo real. Es imposible no verla, sin embargo, para mi es un esfuerzo titánico no hacerle caso y compórtame como el resto de adultos.

Se que esto es difícil de entender, que algunos me entienden y otros dirán que estoy divagando y si, puede que ahora mismo haya perdido el norte (aunque nunca lo tuve, me gustaba más mirar la cara oculta de la luna.)

Ahora estoy aquí, y he vuelto como las fieras salvajes. ¿Sabéis lo que pasa si encierras a una de estas y las dejas en libertad después de mucho tiempo? En mi tierra se dice que se sale como los toros del redil, aunque yo prefiero decir que damos una gran estampida y muy grande que es la mía, demasiado, he salido escaldada como los gatos cuando le echan agua.

Bueno, dejo de aburriros que tengo mucho que adelantar y que leeros a todos.

2 cosas que decirte:

OtoÑo dijo...

Bienvenida de vuelta que siempre se extrañan tus relatos ^-^
Sin duda que has pasado por un periodo pesado de saturación y creo que las personas que disfrutamos de nuestro mundo paralelo privado siempre sufrimos los estragos de estar sujetos a esa realidad que no es nuestra.

Al respecto te comparto una cita del autor que más solía leer en mi adolescencia, Edgar Allan Poe:

"Me volví loco gracias a grandes intérvalos de horrible cordura"

Un abrazo y a desatarse! :)

Silderia dijo...

Comparto contigo la frase de Poe, y creo que he tendio bastante realidad continuada para un buen tiempo, así que me encerraré en mis mundos donde me desintoxicaré de tanta lógica,tanta corrección y demás chorradas.
UN beso muy grande guapa