ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


16 de marzo de 2010

ESTO SI QUE ME HA MOLESTADO….Y BASTANTE.

Ya falta poco.

Menos mal que sólo faltan unos cuatro días, creo que esto ya ha llegado a su clímax. Y, ¿por qué lo digo? Simplemente porque mi estrés ha llegado a un punto de calma.

Hace dos noches tuve un sueño, de esos que tienes cuando los nervios te superan, aunque más bien fueron varios de ellos, en uno mi abuela se recolgaba de la lámpara del juzgado de un solo salto cuando sangreybesos y yo estábamos firmando los papeles, en el otro mi madre había cambiado mi traje de boda por un sayo semitransparente y unos zapatos negros, en el otro me peleaba con el que organiza el convite y, por fin, en última instancia, la bronca se la llevaba sangreybesos. Lo cierto es que me levanté bastante mosqueada aquella mañana y evitaba cualquier conversación con mi futuro marido, si puede decirse, ciertamente lo de mi abuela era increíble, pero no imposible, ya que, no recolgada de una lámpara, pero sí dando un espectáculo podía encontrármela en la ceremonia.

No descansé aquella noche, cierto, es un tema del que llevo dando la lata meses en este blog, pero para eso este es mi rincón y las noticias, buenas o malas, son algo que me pasa a diario (tengo una vida muy entretenida) Soy cansina y pesada, eso también lo sé, aunque es parte de mi naturaleza y no voy a cambiarlo aún.

Después de aquello, los nervios, las taquicardias nocturnas y los estrepitosos espasmos musculares mañaneros acabaron, pero es que llevo tres días durmiendo, como quien dice. Hoy, gracias a esta cura de insomnio, he podido hacer algo.

La gente no tiene fin.

Y es que no contentos con la boda, las preguntas de las vecinas para bajar a verme al portal el día de la boda y demás chorradas, hay una cosa que se les ha olvidado preguntar hasta ahora o que yo no he tenido en cuenta, cualquiera de las dos me vale.

- ¿Y los niños para cuando? – preguntita indiscreta de todo el que sabe que me caso, es decir, todo el barrio y parte del extranjero.

- Para cuando tenga la mansión y el yate – respondo con desgana y de forma no menos que grosera.

Algunos se quedan sin respuesta, otros me dicen que entonces no vendrán. La última que me han dicho, y esta ha sido buena ha sido una compañera de instituto:

- Hola – me dice y eso que nunca me ha dicho nada -. ¿Cómo te vá?

- Ah… Hola – le respondo, tenía pocas ganas de hablar -. ¡Qué niño tan bonito! – le digo mirando al carro que empuja -. ¿Es tuyo?

- Si, me case hace cinco años – me dice -. ¿Y tú?

- Yo me caso el sábado.

- Pues ya vas tarde – me dice la ingenua.

- Hace cinco años estaba estudiando una carrera.
- Pues no tardes en tener niños que a tu edad.

Lo siguiente de la conversación es un poco, como dirían algunos, un diálogo de besugos que no va a ninguna parte.

Y es que yo no se si voy tarde o ellas han corrido demasiado. Voy a cumplir 28 años, cierto, me caso talluita, por decirlo de alguna forma, aunque mi abuela contrajo nupcias con la misma edad. Pero es que si no corro con los niños se me va a pasar el arroz, dicen algunas, aunque ciertamente creo que estaré dispuesta a comprobarlo.

Todo tiene una edad.

Eso es verdad, pero creo que mis cánones para hacer ciertas cosas no entran dentro de lo que podría llamar convencional. No me caso joven, tampoco es que pienso que sea vieja, simplemente lo he hecho cuando me ha dado la gana. Que voy tarde, ¿para qué? Es la única pregunta que se me pasa por la cabeza, sin embargo, no quiero ni adivinar la respuesta de estas mentes estancadas en épocas arcaicas cuando el miedo a ser una solterona empezaba al cumplir los veinte.

Que puede ser por eso o por lo de los niños, el caso es que todo el mundo tiene interés en saber cuándo pienso traer a un monstruito que coma, duerma, llore y se cage continuamente en un pañal.


- Pues ya a tu edad… - me responden algunas cuando les digo lo del yate y la mansión.

- ¿Me los vas a criar tú? – digo ya harta de tanto inmiscuirse.

Respuestas varias, oigo pero no escucho - ni que haya venido al mundo para ser una incubadora andante – pienso para no ofender más, pero el daño mayor está hecho.
Lo que peor me sienta en sí, no es que me pregunten sobre mis planes sobre mi futura maternidad, es la autorización que se dan a sí mismos para pensar que debería correr porque sino ya no me va a da tiempo. Y lo más impresionante de todo ello, es que no me lo dicen personas mayores sólo, no señores, señoras, señoritas y señoritos, son aquellas gentes que tienen la misma longevidad que yo, estudiaron conmigo y una vez tuvieron sueños. Penoso.

Así que una última cosa, antes de hablar pensar un poquito, no esputéis lo primero que se os ocurra. Hay algo más a parte de intentar poner a una mujer en un canon arcaico y desfasado, parecía que estábamos evolucionando, pero viendo los últimos acontecimientos, sólo hemos sido unas pocas. ¿De qué te sirve entonces tanta lucha por la independencia, el querer hacer algo y la igualdad si cuando te cruzas con alguien que quiere hacer cosas la juzgas acorde con un rasero que no tiene nada que ver con los tiempos? ¿Eso es lo que hay que hacer porque es lo que está bien visto? Creo que hay cosas que deben cambiar y que no se están consiguiendo y la culpa es sólo nuestra.
Los niños, ya vendrán, cuando yo quiera, cuando lo vea conveniente, cuando haga algunas cosas que todavía no he hecho, no se me va a pasar el arroz y, si eso pasara, hay otras formas. Considerar una cosa, cuando una mujer se casa, firma los papeles, se va a vivir con el novio (cosa que ya hice) no pierde su libertad ni su decisión, no ha de volver a mundos perdidos en la mente y, mucho menos, deja de ser persona independiente y libre, así no hay quien disfrute.

7 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

La gente siempre cree que uno va a hacer lo que ellos suponen que tienes que hacer...

Silderia dijo...

Pues yo no soy una oveja que hace lo que las demás, es más, yo no tengo perro que me ladre.

seiseises dijo...

Cuánto sin pasarme por aquí... veo que todo sigue como estaba.

Bueno, no todo... vas a casarte, no? Pues felicidades de corazón, os deseo lo mejor a los dos. :)


Respecto a lo que dice el post... bah, eso de que los 28 es tarde para casarse lo veo una estupidez, y más hoy en día. A mí me gusta decir que todos tenemos algo de mago en nosotros, y ya sabes lo que se dice: "Un mago nunca llega tarde; llega justo cuando se lo propone." ;)

Silderia dijo...

¡Qué alegría verte de nuevo en marcha! Ciertamente no ha pasado mucho, a parte de que una pareja de bloggers se casa.

Referente a la edad en que me caso no me molesta lo de los niños si.
Otra cosa yo decía que un profesor nunca llega tarde, siempre se retrasa, pero esa me gusta más. Pero yo más que de maga creo que soy un poco bruja, por lo menos eso dicen por ahí.

Un abrazo y me alegra verte de vuelta.

Josito Montez dijo...

Silderia y Sangreybesos.
Os deseo mucha felicidad y mucha suerte este sábado. Muchos besos y mucho arroz para vosotros, amigos.

Druida de noche dijo...

tranqui que a la gente hay que hacerle menos caso...

beso y que disfrutes
d.

Silderia dijo...

Muchas gracias Josito, os veré a todos de vuelta de viaje de novios.

Druida, yo pienso disfrutar todo lo que pueda, por lo menos quiero llegar a mi casa viendo doble o cuadruple, con los tacones en la mano y midiendo la acera de lado a lado.

Un beso y nos vemos de vuelta.