ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


1 de febrero de 2010

Selene. Capítulo LXVII.

CAPÍTULO LXVII: UN NOMBRE PARA ALGO QUE YA LO TENÍA.

Tras ojear de nuevo las páginas del libro, encuentran una respuesta a todo, ojos de cuervo y plumas de caimán. Esa es la fórmula para vencer a aquella sombra que perseguía a Selene. Su preocupación no se centra en una sola criatura, seguramente hay más de una custodiando el lugar donde Víctor se esconde para urdir un nuevo plan que haga que la diosa primigenia caiga en sus brazos. Aunque esto último no cuadra con los planes de la aludida.

- Está bien – dice Selene tras apuntar las cantidades de la recta -. Ahora tenemos que encontrar los ingredientes y fabricar la fórmula mágica.

- ¡Estupendo! – añade Luis -. Sólo hay que capturar un caimán que crecen…. Un momento… No me lo digas…. A unos miles de kilómetros de aquí y pedirle que por favor nos de una pluma que…. Sino me equivoco no tienen.

- Espero que haya alguna fórmula para hacer crecer plumas a un lagarto gigante – dice Fepico -. Mientras… - mira un momento al techo pensativo -. Me tomaré un cubata… Pero de los que emborrachan.

- Yo me encargo de lo ojos de cuervo – dice la abuela portando un cuchillo de considerable tamaño en la mano -. ¡Ven aquí pequeñín! – comienza llamando al cuervo que vive con Fepico.

- ¡Abuela! – le llama la atención su nieto -. Sé que es un poco molesto pero le he tomado cariño a ese bicho.

- ¡Ah!... No te preocupes, es inmortal… ¡No va a ocurrirle nada malo!

- A parte de dejarlo ciego – dice Yu.

La anciana ha encontrado al córvido y, como alma que lleva el diablo, este corre en un vuelo frenético por toda la habitación intentando escapar de aquel acero afilado. La abuela, sudorosa y con la respiración entrecortada, salta de estantería en estantería, tirando todo lo que le sirve de apoyo, intentando cazar al objeto de su captura.

- Ya no tengo veinte años – dice mientras continúa la caza -. La edad no perdona.

- ¿Quién lo diría? – dice Yu intentando seguirla -. Sin esto lo hace con algunos más no quiero ver lo que hacía entonces.

- Mi abuela siempre ha estado en buena forma – dice su nieto -. Es cosa de familia.

- No será porque tu corras mucho que digamos – le dice Selene.

Plasss, pummm, chaf, se escucha por todo el lugar. Pero Fepico se preocupa más por descubrir qué es una pluma de caimán, aunque sospecha que la repuesta es más literal que metafórica.
- ¡Bueno! – dice Selene quitando la vista de la señora -. ¡Pongámonos en marcha! Tenemos que ir a la dimensión de los caimanes con plumas.

- ¿No tenía un nombre? – le dice Yu.

- Si, pero no me acuerdo – le contesta ella haciendo un gesto con los hombros -. ¡Pongámonos en marcha!

Un círculo, es todo lo que necesitan para llegar hasta allí. La dimensión de nombre desconocido, lo tuvo alguna vez, se nombra en los libros, pero es visitada tan infrecuentemente que ni siquiera los más sabios pueden recordarlo. En ella, miles de criaturas extrañas acechan para no ser vistos, todo está patas arriba y su belleza puede sólo ser apreciada por aquellos que jamás han visto el mundo.

Con los brazos elevados, los tres brujos se concentran en un lugar jamás visto para llegar hasta él. Una gran luz invade el espacio entre ellos y después, nada. Un silencio absoluto, carente de toda lógica invade la habitación. La abuela chilla frenéticamente al cuervo, pero sus alaridos no pueden ser escuchados por ninguno de los presentes, una mosca, se coloca justo en la oreja de Selene, pero jamás será escuchada por ella. Todo pasa desapercibido.

La calma, la sensación de distancia invade todo, aquel tremendo silencio hace demasiado daño a los oídos de los presentes, mueven sus cabezas fuertemente, pero no resulta. Sin embargo, nada ha cambiado a su vista, todo permanece igual. ¿Todo? Una gran mano invade aquella informe circunferencia para dejar paso a un pequeño lagarto, que suelta de entre sus dedos. Este, un poco confuso por ver unos gigantes, los mira con ojos golosos y les indica un camino anexo al que ellos esperaban. Sonríe y se coloca sobre el hombro de Luis. No habla, sabe que no pueden escucharlo, los guía con sus verdes dedos hacia un punto concreto y desde allí desaparecen sin más.

Solo cuando el último pie ha traspasado el umbral, este comienza a cerrarse lentamente, justo al mismo tiempo que el sonido vuelve a reaparecer en el mundo. Fepico, corre, da un salto y se sitúa con ellos en la nueva dimensión.

- Lo cierto es que no echaba de menos correr para entrar en otro mundo – dice mientras se levanta del suelo y se sacude un poco el polvo -. Pero no podía perderme toda la acción.

- ¿Y tu abuela? – le dice Selene.

- Estará entretenida un buen rato – se busca un cigarrillo de su chaleco -. Seguro que no se dará cuenta – enciende el cigarrillo -. Por el único que lo siento es por el cuervo

8 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

"...su belleza puede sólo ser apreciada por aquellos que jamás han visto el mundo..." ¡Genial!

Y qué duras son estas abuelas del Infierno, ni ciática ni nada...

Silderia dijo...

Todavía queda mucho con la abuela, incluso he pensado en contar sus aventuras junto a su nieto.

Druida de noche dijo...

Una formula magica, un circulo, una abuela, unos amigos aventureros: una historia sin fin.. (como sigue?)...

besos infinitos
Druida.

Silderia dijo...

Fin tiene, eso te lo aseguro, sólo que Selene tiene unos planes diferentes a los míos en ciertas cosas.

Dentro de poco tendrás la respuesta a la continuación de esta historia.

Besos

Edu dijo...

Bueno la edad solo perdona a la eternidad.
Un Abrazo

Silderia dijo...

Eso depende de la edad que pienses que tengas no la que realmente te corresponde

Abrazos

salvadorpliego dijo...

Transportas a otro mundo con este capítulo. La hechicería y la magia lo convierten en real.

Un placer leerte.
Saludos.

Silderia dijo...

Muchísimas gracias y bienvenido a este rincon. No dudes en que me pasaré por tu blog pronto para leerte al igual que tu has hecho con el mío. Me alegro que te haya gustado y que espero que sigas disfrutando con lo que aqui se cuenta.

Saludos, y gracias por el comentario.