ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


8 de febrero de 2010

HAY LLAMAS QUE JAMÁS SE EXTINGUEN.

Primero tenemos que poner un bonito marco.

Velada, palabra de la cual se dice que es una reunión de varia personas para divertirse, en el ámbito mágico se realizan dos significados, pero el que nos interesa es aquel que se refiere a la descripción como algo maravilloso o estupendo.

Dícese de aquella reunión, me reitero en lo dicho, pero una reunión ha de ser de más de una persona, a lo cual me remito a la suma de dos, no más, sino sería una fiesta. Por lo que la velada sería estupenda, pero no romántica, punto al que deseaba llegar. Y es que un aniversario es la mejor fiesta que pueden montar dos personas para celebrar una unión, sea cual sea.

Ahora vamos a la parte mágica; como cada vez que deseas hacer algo romántico, pretendemos que sea maravillosa, inolvidable y que cause sensaciones de sorpresa y algún que otro shock, provocado por el asombro de la persona a la cual va dirigido todo esto. Sin embargo, viniendo a cuento de la palabra con que he comenzado, un derivativo bonito y que puede ocurrírsele a cualquiera, sobre la palabra en cuestión es vela. Si señores y señoras, caballeros y señoritas, aquel artilugio utilizado desde los albores de la humanidad para encender los caminos y las casas, hecho de sebo en sus orígenes y de cera de abeja, como una modernización de la misma; provocadora de marcos de magia negra y blanca, indispensable en rituales de todo tipo para atraer un deseo, la fuerza, echar mal de ojo y miles de cosas más. Lo cierto es que su marco es inmejorable, tanto si deseas asustar como enamorar. Pero nuestro caso es el último. Nuestra pretensión es enamorar, decir que la o lo amas o lo que se te ocurra, pero que sea bonito.


El color es importante.

Y me refiero con esto a nada que ver con la magia o supersticiones (si lo eres puedes seguirlo, nadie te lo impide), sino que todo esto va en conjunción con los gustos de cada uno, el color del mantel, de los muebles, de la casa, la forma de ser de cada uno o lo que deseéis en esos momentos. Así , por ejemplo:

- El blanco significa la pureza, la paz, la simpleza, las buenas vibraciones…


- El amarillo o el naranja del dominio, el poder, el gozo, la alegría, la luminosidad y el intelecto.

- Azul, es paz, tranquilidad, bienestar, calma, da equilibrio y concentración.

- El celeste es lo mismo que el azul mezclado con lo del blanco.

- Gris para la madurez y la sabiduría.

- El morado para las concentraciones extremas y la mayor velocidad mental, fomenta las curas psicológicas y transmuta las malas vibraciones. Se considera un color sagrado y absorbe la negatividad.

- El lila es una mezcla del rojo, el azul (que da como resultado el morado) y el blanco, así que mezclar todos los significados.

- El marrón es el color de la fertilidad, cosa que no viene bien en una noche de lujuria si lo que pretendemos es sólo buscar un buen achuchón. Pero para el que quiera saberlo.

- El color rojo, al igual que el blanco, lo sabemos todos de sobra, así que no gastaré tinta en esto.

- El rosa, mezcla de dos, producto de un aprendizaje de párvulos, así que unir significados. A parte sirve para evitar los malos pensamientos.

- El negro, por descontado, el color de los pecadores, del cual he averiguado que se utiliza junto a una vela blanca para evitar sus, como podríamos decirlo, “efectos negativos” (para eso no la enciendas, ¡vamos! Digo yo.)

- Una cosa, el verde es el que vale para todo, aunque no siempre es el color que nos pega.

Y después de esta clase de brujería, ridícula o no, depende de quién lo use, de llenar toda la casa de velas, decirle a tu amado que te llame cinco minutos antes de volver, encender a un ritmo descomunal todas las velas. La velada, nunca mejor dicho, está servida, no es necesario encender una sola bombilla, las sombras que irradia el ardor del fuego, junto a ese fantástico conjunto, unos tacones y algo de pintura, lo han dicho todo.

Antes que el sexo.

Pero no tenemos que pasar a acción directamente, la ensalada sin aderezo es más bien sosa, y, aunque pueda resultar de guste muchos, el dar unos buenos entrantes antes del plato principal no es de mal paladar de nadie.

Una mesa decorada, un buen vino, algo de cava o champan para el postre, una cena pausada, romántica, con algo de música, sólo tú y tu pareja, una visión espectacular a la luz de las velas. Una conversación agradable y el cuarto o el nido preparado para el gran final, los fuegos artificiales, harán que todo esto sea un encuentro, algo más que duradero.

Pueden existir obsequios, rosas a más convenir, un bonito beso, ciertos abrazos y las manos actuarán solas, sobran las palabras en un marco mudo donde el corazón y la pasión arden por sí solas, más que las propias velas que has colocado para decorar.

Y mientras las velas se apagan sinuosamente, el calor aumenta, la habitación arde y el fuego se extingue suavemente, ahí quedan dos amantes, en plena oscuridad, tras unas sábanas suaves, las ropas esparcidas y la pasión saciada, sólo por un momento. La noche es joven, los corazones salvajes y, aunque la cera se haya extinguido, la velada puede continuar todo lo que uno desee, para ciertas cosas no hace falta luz.

7 cosas que decirte:

Edu dijo...

El otro dia estaba en un bar acompañado y me dio por callarme y mirar a una vela, que estaba en la mesa. Y pense que somos como ella, nos encendemos, buscamos transmitir luz y nos apagamos, quizas lo importante de todo, es que alguien se fije en la llama, mientras dure y la sienta. Tu entrada me recordo a ese sabado de vela.
Un Beso

Silderia dijo...

Las velas son objetos tan antiguos y fascinantes que aún sacan la magia de algo cuando las contemplas. Algo se guarda dentro de ellas, ¿el qué? Creo que nadie lo ha descubierto aún.

Besos

sangreybesos dijo...

Una velada inolvidable, cariño. Y ya sé que parece un tópico sobadísimo, pero los dos estábamos allí y pudimos comprobarlo: ¡¡el tiempo, verdaderamente, se detuvo!!

Druida de noche dijo...

Ah!! mi hermosa Silderia, exquista conjuncion de velada, velas, colores y noche con piel..
Muy bueno, me encanto
beso violeta
Druida

Silderia dijo...

Cariño: cierto, la velada fue maravillosa y tu y yo podemos corroborar que es una de las cosas que mejor funciona.

Druida: ¡qué mejor cosa para una noche mágica que una vela! no puede ser más esotérico, por decirlo de alguna forma. Las velas son lo mejor para sorprender a alguien.
Besos, me alegro que te haya gustado.

Silderia

Mai Puvin dijo...

Amo las velas, Silderia... siempre que compro elijo automáticamente las naranjas, amarillas y violetas...

Adorable entrada y me encantó el comentario de Edu!

Abrazos pequeña!

Silderia dijo...

Son los colores que más te gustan, yo cojo las negras, rojas y blancas.

Besos