ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


23 de abril de 2009

PALABRAS, SOLO ESO ES LO QUE SON.

El agobio, ya no puedo más, el querer compaginar una rutina diaria unido a unos estudios estresantes, están acabando conmigo. El mundo no me entiende y yo me niego a mostrar algo de comprensión hacia él. Hubo una vez que me dio la espalda, ya no quiso saber más de mi. Su sociedad, dejó de comprenderme, de vivir junto a mi. Simplemente se alejaron, aprovecharon todo lo que desearon de mi forma de ser y luego, se perdieron en el olvido de mi memoria. Sin embargo nunca lo eche de menos, decidí dejar distancia con todo aquel que odiaba mi forma y se nutría de mis virtudes y defectos en su propio beneficio, unos pocos consiguieron engañarme, era joven, ilusa y falta de toda aquella picardía que les falta a los iniciados. Sin embargo, corrompí mi mente sin dejarla mutar por los mismos caminos que el resto, aprendí antes que los demás y, en consecuencia, me volví un bicho raro.

Mal carácter decían, enterada, nombraban por las esquinas, antipática, añadían cuando decía lo que pensaba. Y es que a nadie le gusta que le echen las faltas a la cara, a pesar de que el otro si puede hacerlo y tú no tienes porqué molestarte, sólo te da un consejo. Argumenta, mientras una limitación educativa te impide contestarle; eché a bajo ese muro de tabúes banales, por eso el mundo retiró su mirada de mi forma y se dedicó a otros engendros más provechosos para ellos. Rebelde y comprometida con mis propias convicciones, evito seguir al ganado.

Hoy es un mal día, o quizás no, todavía no ha comenzado y el corazón se me ha acelerado a mil, montañas de papeles invaden mi espacio en el escritorio. A penas un teclado y una pantalla de ordenador, me dan una conexión con el mundo externo. Si es que existe. Ya no se si he comido o no, si es lunes o fin de semana, la noción del tiempo sea reducido tanto que sólo se si es de noche cuando el sol se oculta. Algunas veces me digno a salir, la calle se vuelve repleta de luz y gente, los pasillos abiertos al cielo, se pavimentan con restos de polvo y suciedad. Algunas veces desearía no haber salido de mi espacio, en el que llevo confinada meses y ¿para qué? Para intentar lograr algo para lo que me llevo concienciando desde que empecé los estudios superiores, ya finalizados hace años. ¿Por qué? Me pregunto en días como hoy, sino valgo para ese sistema de trabajo, me quemaré pronto, no quiero ejercer como lo que dice un título, envuelto en plástico y escondido tras un estante, dice que soy o para lo que estoy habilitada. Le ha costado mucho dinero a mis padres, unido a miles de horas de confinamiento, el perder alguna que otra oportunidad de vivir y mucho sudor, sufrimiento y lágrimas por mi parte. No quiero serlo, me repito a mí misma una y otra vez, pero no puedo hacer otra cosa, el trabajo privado no me ofrece nada en sí. Por lo menos aquí poseo más cobertura.

Si, es verdad, como lo que soy se vive muy bien. He seguido la tradición familiar. La única de mi generación que lo ha hecho. Y ¿estoy contenta por ello? Tantas veces me lo he preguntado y la respuesta ha sido siempre la misma, No. Lo hice por muchos motivos, me gustaba en aquel momento. Dicen que lo mío es devoto y que se me nota, pero yo no estoy tan segura de ello. Tengo alma bohemia, no sirvo para muchas cosas, a pesar de lo que digan. Me gusta mucho hacer teatro.

Cuál es mi rumbo, ahora mismo este. Aunque no se si vale la pena pasar tantos malos tragos, sufrir problemas físicos y psicológicos derivados de todo ello, la presión, el estrés, algo de depresión, falta de sueño y apetito….

Tengo que admitirlo, me gusta estudiar, a mi manera. Lo que yo quiera o sienta curiosidad en ese momento. Conozco tantas cosas que no me las reconoce ningún trozo de papel, que muchos podrían quedarse asombrados. ¿De dónde? De miles de libros, textos buscados, información recopilada, las fuentes son miles. Conocimientos teóricos y prácticos, científicos, sociales, históricos y demás. Algunos se consideran cultura basura, otros no. Para mi todo es lo mismo, lo que me alimenta. Estoy cansada, hastiada y dolorida de tanto leer y leer siempre las mismas letras, una y otra y otra y otra vez. El cerebro me estallará pronto, unido a mi sentido común.
Y sin embargo, estas frases inconexas, sin rumbo, tema o armonía, son mi única salvación. Mi vuelta a la realidad circundante, mi salida al exterior, el mundo interno de mis sentimientos que se escapa por un movimiento continuo de mis dedos. Ya puedo descansar, he sacado todo lo que tenía dentro, algunas cosas serán pasajeras. Las menos, se quedarán como pensamientos permanentes, siempre lo han sido y lo serán.

Ya he chillado al mundo, en una elevación del tono de un alarido silencioso, codificado en letras jamás escritas por ningún rotulador. La tranquilidad puede ahora ocupar ese hueco, las lágrimas recorreran mi cara en señal de paz, mis manos, carentes de todo pulso, aliviarán su contoneo hasta el mínimo y mi mente, volará a tros lugares lejos de aquí, como siempre hace. Por desgracia, hasta que no pase la tormenta, su permanencia en mi cuerpo, será efímera.

7 cosas que decirte:

Edu dijo...

Empatizo con lo expresado, con el sentimiento que te invade, el no es solamente algo endemico a tu ser. Quizas algun dia todos ellos se unan y como decia aquella cancion de John Lennon y el mundo sera uno.
Un Saludo.

Rocío. dijo...

Tú es que podías haber sido autodidacta mujer.
Ánimo. Que ya verás como si apruebas, las ventajas pesarán más (como en el mercao niña: mis fines de semana libres oigaaaa!!!!!! mis festivos oigaaaaaaaaa!!!!! que llevo frescos los puentessssss!!!!!)
La calidad de vida no tiene precio. Ni los años que llevas estudiando. Sigue peque. Saldrá bien!!
Muchos besos animosos.

Silderia dijo...

Edu: lo único que odio de esta situación es que tengo que conformarme para algo que se que no quiero porque, a pesar de que lo he intentado por todos lo smedios, no lo he conseguido. Todavia, así que aguantarse.

Ro: me hace falta aprobar, pero con plaza, que ya lo hice la última vez y me quedé en puertas. Aprobada sin plaza, ¿quién sería el que inventó eso?

sangreybesos dijo...

Ánimo, cariño... ¡este año es EL AÑO!

KiRiN (the WolF) dijo...

Querida, solo puedo decirte "ánimo!". Lo justo sería que para gente como tú, cada año fuera EL año.

(En todo caso, una confirmación de que uno no esta tan solo por acá : a mi tambien me gusta estudiar. Aunque me queje, cada tanto, más que nada para no perder la costumbre. )

Y de hecho mis comentarios son tan estupidos proque... tengo mis neuronas a punto de explotar de tanto meter la cabeza en los libracos de mi carrera!!!! (O al menos eso uso de excusa, es mejor que admitir que soy mediocre XD)

POr lo pronto, cuidate much. y , frase popular en mi pais, que no decaiga.

Un saludo afectuosísimo, y un abrazo

Kirin.

Silderia dijo...

Cariño: sabes que lo intento y que llevo disciplina pero muchas veces esto puede conmigo.

Kirin: estudiar atonta, te lo digo por experiencia. No es que seas mediocre, ni mucho menos.

Esto es lo malo, tener que seguir estudiando cuando ya se supone que habías terminado.

Your game is over dijo...

Lo he leido y he visto algo así como el reflejo de mi futuro.
Puego preguntar qué has estudiado? Es una curiosidad bastante seria.
Estoy asustada, porque el año que viene segundo de bachillerato y... y elegir algo, y... no sé que elegir, y no sé que me hará feliz, o qué me gustará como para estudiarlo y vivir de ello el resto de mi vida. O parte de ella, o lo q sea.