ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


21 de abril de 2009

¿DÓNDE ESTÁN LAS INSTRUCCIONES?.... CARIÑO, SE PONE AQUÍ.

Vibra que te vibra. Sólo lo quitamos de los escaparates públicos.

Son cientos los diseños y formas que pueden poseer estos aparatito: discretos, llamativos, pasionales, de colores, con formas que sólo insinúan lo que son, explícitas, definidas, imaginativas, deformes y lejanas a una realidad. De diversos tamaños, este mercado ha subido bastante en los últimos años.

A pesar de haber sido relegados a los infiernos de una cultura, donde todo lo referente a la libertad sexual es un tabú. Ha formado parte de nuestra vida social desde hace ya bastante tiempo. Cercano a la estimulación manual, el vibrador, un aparato capaz de hacer miles de revoluciones por segundo, ha hecho los placeres de hombres y mujeres, tanto en pareja como por separado.

Miles de aparatos lo llevan incorpora, aunque a estos también se les podría denominar de uso casero. Lo móviles, aparto vibrador por excelencia (y el que mejor se me ocurre en esto momentos) lo utiliza como un dispositivo más de alerta cuando este es colocado dentro de un bolso, bolsillo u otra prenda cercana al cuerpo. Más de uno hemos pegado un salto cuando de repente, a este le da por moverse encima de la mesa y avisa despavoridamente con su llamada de atención. (Hay alguien al otro lado con intención de comunicarse.) Aunque nosotros vamos un poco más lejos, el propio placer incorporado a un aparato de corriente, a pilas, de conexión propia o con mando a distancia, que puede hacer los deleites de cualquiera.

Utilizado (como ya he comentado en otro post), como un aparato de tratamiento médico, fue algo revolucionario en cuestión de sexo. Aquellas mujeres faltas de estimulación, hastiadas por la falta de comprensión de sus parejas, debido a unas relaciones egoístas. En contra punto, una represión sexual, dedicada casi en exclusiva a la mujer, introdujo en nuestras mentes el no tocar ni ver nuestros propios órganos, aquellos con los que habíamos nacido y por el que se nos podía proporcionar, de forma solitaria o en conjunto, un placer para el que estábamos programadas desde los inicios de la vida. Un derecho de nacimiento que los hombres y mujeres, faltos de algo mejor en qué entretenerse, se dedicaron a divulgar su procedencia maléfica. El motivo, sólo servía para la satisfacción personal ¿Por qué el hombre no quedó relegado en el mismo plano? La pregunta no es exactamente esa, pero la contestaré. Porque su órgano genital tenía otras funcionalidades (reproductora y excretora del aparato urinario.) Simple, aunque el juego de la zambomba lo tenía también prohibido. Divulgaciones sobre que la masturbación producía que te salieran granos, salieran pelos en zonas carentes del mismo, engordaras, se te cayeran las manos y la condenación eterna a un mundo lleno de torturas interminables, eran las mejores bazas para los que la negaban de boquilla.

Siendo una necesidad biológica y completamente natural, como todo lo que niega el hombre, fue suspendida como tal argumentando que formaba parte de las tentaciones y que estaba condenada por lo que ellos llaman el altísimo. Dejando el caso, se inventó un nuevo nombre para ello, el masaje histérico, que producía un paroxismo tras largos minutos, incluso horas, de masaje en la zona púbica. ¿Qué pasó? Que se descubrió el orgasmo femenino de una forma pública (más de una lo conocía ya en la intimidad, sólo había que denominarlo.)

En la variedad está el gusto. Aunque este sea el mismo para todos.

Y si, las mujeres fuimos culpables de ello. Se fabricaron los primeros vibradores y se estandarizó su fabricación, minimizando su precio y su tamaño (hoy día hay precios bastante oscilantes para conseguirlos.) ¡Un gran artilugio! Fantástico para curar la falta de placer, que no de amor y cariño, en la intimidad. Ideal para solteras y abstinentes sexuales devotas. Ya que ese pequeño bichito, movía toda la capa nerviosa desde un punto determinado hasta causas la pequeña muerte (podría escribirlo en francés, pero me niego.)

Con la comercialización vinieron las exigencias de las clientas, ellas pagaban por algo que fuera original y que se adaptara a sus fantasías. Porque todos las hemos tenido y tenemos (y el que lo niegue miente como un bellaco.) Incorporado a dildos, invento mucho más antiguo que este (el primero del que data la historia es de la época prehistórica, fabricado e identificado como tal. Las mujeres los inventamos antes, sólo que en ese campo éramos más prácticas, cualquier cosa con esa forma nos servía.); hacía todo lo que una mujer podía desear en cuestión de relaciones sexuales, tenía lo que quería, no había de preocuparse por ser un mueble más de la casa, le daba satisfacción, no corría riesgo de embarazos no deseados y no protestaba, levantaba la mano o chillaba. Menos aún pedía cosas que no deseara hacer. Por lo que se volvió un gran amigo. La unión perfecta.

Aunque como he nombrado antes, en el gusto está la variedad, y en el mercado de los sex shops, podemos encontrar miles de cosas que lo llevan, a varias velocidades y para diversas partes del cuerpo.

- Anillos vibradores: excelencia utilizada e innovada ahora por una conocida marca. Problema, dice que dura 20 minutos (lo cual no es mucho), lo que es el vibrador en sí tiene una altura estándar y la colocación es siempre en el mismo punto, por lo que no es igual de satisfactorio para todas o todos. Algunas veces es mejor articularlo con los dedos.

- Con mando a distancia: los hay que pueden ser activados desde varios metros. El juego es simple, uno se lo coloca y el otro lleva el mando. ¿Cuándo decidirá activarlo? Puede que cuando estés en el supermercado, durante una de tus tareas diarias, cuando crees que se ha olvidado del tema,… Eso lo elige el que hace zapping.

-Estimuladores del punto G: algunos hombres no lo han encontrado aún, la ciencia parece que sí, pero la mayor parte de las mujeres tampoco.

- Vibrador para la lengua: artilugio que se coloca en la misma. Puedes realizar los mejores besos, cunnilingus y demás cosas en el plano gustativo, dando un toque diferente al movimiento muscular de la misma.

- Vibradores íntimos sin mando a distancia: el que lo activa es el mismo que lo lleva, puede ser que un mando situado un poco más arriba o por la parte de afuera lo aponga en marcha. Tú eliges cuando y dónde, en lugares públicos, privados o simplemente para matar el aburrimiento de ciertos acontecimientos inevitables y pasar un buen rato.

- Acuáticos: con forma de pato, esponjas, gusanos y miles de formas más pueden hacer que un baño de espuma, acompañado o en pareja, pueda tener algo más de sexapil que el intentar mantener la postura mientras te resbalas por el efecto del agua.

- Incorporados a consoladores: este es uno de los típicos que todos conocemos. Bien sean anales o vaginales, son aquellos que simplemente aportan algo de movimiento durante la relación, bien si quieres ser penetrada por dos lugares a la vez, realizar tareas durante los preliminares, utilizarlo sólo como vibrador, a falta de tener el aparato por separado y, lo que se te pueda ocurrir.

Sólo falta que tú le pongas las guinda.

Bien, como habéis podido comprobar no es sólo el tenerlo y el hacer algo con él lo que te hace libre (si estás contento con ello, a mi me vale) sino el saber cómo manejarlo y sacarle el mayor partido a las cosas. Puede que no te guste, hay más formas de dar un poco de picante a la vida íntima, que tengas que utilizarlo sola o solo, es un momento fantástico para explorar lo que te gusta, la velocidad, por dónde, cómo y descubrir cosas nuevas que puedes hacer cuando tengas una pareja. El caso es hacer lo que quieras, de una forma consensuada, disfrutando, conociendo tus límites y los suyos, cuánto placer es capaz de aguantar antes de llegar al clímax (si esto sucede antes de tiempo, se acabó el juego. Game over, espera a que se recupere y, en consecuencia, que tenga ganas de más.)

Puede ser un bonito regalo, un encargo, ir los dos juntos a elegirlo, o simplemente un capricho. Pero sobre todo, tienes que estar dispuesta o dispuesto a usarlo, saber cómo se trabaja con él, en pareja y en solitario. Recuerda, es un aparato más, para sacarle el máximo rendimiento siempre hay que leerse las instrucciones. Sólo que, esta vez, se unen a este, algunos factores añadidos. El funcionamiento es fácil, darle a botón, pero cómo se activa el de tu pareja e, incluso, el tuyo propio, ¿estarías dispuesto a que lo usaran contigo? ¿De qué manera? Las instrucciones son personalizadas, individuales y secretas. Tú eres el que ha desvelarlas ¿Te atreves?

7 cosas que decirte:

seiseises dijo...

¿Condenación eterna a un mundo lleno de torturas? Ummm... suena bien

No sabia que habia unos que se ponen en la lengua *.* Madre mia el que se lo ponga acabará con la lengua tonta xD

Parece que has llegado a uno de los puntos fuertes de Mujer y punto... por mi, que dure la cosa :P

Un abrazo

Edu dijo...

Seguro que este post, no le va ha gustar al Papa de Roma, pero viva el placer y el amor libre!.
Un Saludo.

Silderia dijo...

seiseises: mujer y punto va a tomar varios rumbos, algunos más fáciles de leer que otros, pero más o menos en esta línea, por lo menos eso pienso que haga, a ver por donde quiere tirar ella.

PD: esto sólo son los vibradores, flatan muchos juguetes más.
Un saludo.

Edu: creo que simplemente no se puede hacer absolutamente nada a gusto de todos. El amor tiene que ser como tu quieras que sea y el placer el mejor del mundo, sin límites. Como tu dices ¡Viva!
Un beso

Druida de noche dijo...

Que buen post !!! Una excelente biblioteca de placeres (mas allá de lo usual).

A mi ha gustado ese de mando a distancia, suena interesante para hacer juegos caprichosos (amo esos juegos).

Debo decir ademas que la forma en que está escrito es muy amena, cordial, madura y libre de verdad. Tengo que repetirlo, me ha gustado mucho el post.

Hay un libro que no se si conoces, se llama el Anatomista de Federico Andahazi, puedes ver algo de eso:
http://www.literatura.org/Andahazi/anatomista/faanatp.html

Que escribe la historia del descubrimiento del clítoris (por la iglesia) y su estimulación terapéutica en el 1500.Es una muy buena novela que se lee rápido.

besos

Silderia dijo...

No, pero ya estoy tardando en comprarla para leerla, me interesa mucho el tema.

Te aseguro que la buscaré y la leere, cuando tenga tiempo.
Me alegro de que te haya gustado el post.

Recuerdos

sangreybesos dijo...

Para aliviar el calor uterino
no está mal el vibrador femenino;
los hay grandes y con cables
los hay pequeños y manejables
y, para alimentar la vagancia,
los hay con mando a distancia
y, si nadie lo remedia,
la próxima rima será una tragedia.
¡El placer al alcance de tu mano...
para la vagina o para el ano¡

Silderia dijo...

bonito poema cariño