ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


7 de marzo de 2012

EL TIEMPO DE LAS SANDALIAS.

El príncipe, acompañado por su guardia, buscaba desesperadamente a su prometida horas antes de la boda, tenía que haberse presentado a las clases de protocolo y no lo hizo. Una futura reina no podía prescindir de aquello. 
 
A lo lejos, en los jardines de palacio, un estrepitoso ruido llamó la atención de todos los que andaban buscándola. El heredero al trono fue el primero en hacer acto de presencia. Una figura familiar, vestida con ropas de cuero y sobre una Harley, lo miraba con una sonrisa burlona mientras sostenía una vara de madera acabada en una punta brillante. A su lado, un surco de cenizas era llevado por el viento hacia lugares lejanos.

Ella, sin mediar palabra, cogió sus zapatos y los lanzó al suelo con todas sus fuerzas. El motor rugió con un movimiento de su muñeca e hizo que las ruedas los aplastaran hasta que no quedara nada reconocible.

-  Es más fácil caminar con zapatos abiertos – le dijo al atónito su prometido cuando su bestia paró de rugir -. Creo que iré a la zapatería más lejana a buscar unas sandalias.

3 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

Bienvenidos sean tus cuentos, querida.

Phoebe dijo...

Oh, sí. Rebeldía, por fin.
Y Harleys con impactantes rugidos de motores.

¿Qué más puedo decir?

Un beso de una rebelde a otra!

Silderia dijo...

Es que las princesas también saben saben conducir y decir lo que les viene a la cabeza de vez en cuando.

UN beso guapetona