ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


15 de enero de 2011

AAAAAA…. CHIPIIII.

Estoy con gripe, que no es lo mismo que estar de vacaciones o de descanso. ¡El primer resfriado del año! Pero es el mismo cantar de siempre, en enero y cerca de navidad, mis defensas bajan la cojo, como siempre.

La cabeza abombada, porque las pastillas quitan el dolor, pero no esa presión craneal que no te deja vivir, dolor muscular, por la tensión de la garganta y las tremendas punzadas. Las articulaciones rechinan como si estuvieran mal engrasadas y los ojos parecen estar acomodados en una especie de almohadas hinchables que tienen exceso de aire. En resumidas cuentas, estás hecho una auténtica porquería.

Y que te dan como solución, pastillas, miles de pastillas para diversos síntomas y dolores que simplemente te dejan peor de lo que estabas, adormecido. Parece que vives en un sueño continuo, donde tus ojos se resignan a abrirse del todo si no es tras unas gafas de sol ya que se vuelven fotosensibles. En resumidas cuentas, estás drogado, pero de una forma más bien patética. Algunas pastillas te hacen sus efectos secundarios: somnolencia o insomnio (de todas formas no duermes bien porque te duele tanto todo el cuerpo, que eres incapaz de encontrar una postura cómoda para irte con Morfeo a otro mundo) y, para colmo de males, te vuelves hipersensible a todo sonido o visión. Te molesta el reptar de esa pequeña oruga que busca un lugar cómodo para hacer un capullo al final de la rama, el crujir de los muebles, los colores chillones de cualquier objeto que esté en tu casa o veas en la pantalla de plasma; eso te irrita y te vuelve un se molesto y con el que no se puede hablar, en otras palabras, te transformas en mister o missis Jide.

Y, volviendo a la medicación, el dolor de estómago que te produce no te deja comer u olvidarte de esa sensación tan molesta de que tus ácidos están en un nivel más alto del normal. Peor que si te fumaras cualquier tipo de hierva ilegal, por lo menos con ellas te vuelves pasota y te ríes. Después dicen que las drogas son malas. Y digo yo, entre mis pensamientos en el sofá mirando al techo sin tener otra cosa que hacer que pensar, que hasta esto último me duele, ¿qué drogas son malas, las que tomas en exceso, las que te dan en la farmacia o aquellas por las que el estado no recibe una parte de lo que valen?

6 cosas que decirte:

Mai Puvin dijo...

Espero que pronto te sientas bien para tenerte cerquita...

Creo que lo de "drogas malas" es un discurso que les permite ganar impunidad...

Un abrazo enorme!

sangreybesos dijo...

Las drogas no son malas, cariño... los malos somos nosotros.

Silderia dijo...

Gracias Mai, por fortuna estoy mejor, aunque no dejo de hacer cosas estando con fiebre o sin ella.

Lo malo son los antibioticos que me tienen la cabeza un poco confusa.

Cariño, todo es malo es exceso.

Besos, Silderia

gustavo dijo...

¡Que te mejores! Me parece que nada es malo ni bueno, solo es clasificable en ese sentido el uso que le damos. Abrazo.

Cienideas dijo...

¡Espero que estes mucho mejor! En el caso de los gripazos solo he tomado medicación para la fiebre si subia a más 38ºC y la verdad que pasa mucho antes.

¡Animo y mejorate pronto!

Silderia dijo...

Muchas gracias a los dos, ya estoy bien, supuestamente, aunque todavía me queda un poco de congestión nasal y una tos que no se me pasa.

Un beso a los dos