ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


24 de junio de 2013

LOS SABORES DE LA PASIÓN DAN CARAMELOS DULCES Y AMARGOS.


Una práctica muy satisfactoria y con bastante controversia.

¡Peligro! Es lo primero que se te viene a la cabeza cuando ves esos titulares tan horribles que te avisan de que el cunnilingus o la felación provocan cáncer. La mayoría de los artículos que he leído al respecto son no menos que represores con el tema y defienden una sola postura, con la única solución de no practicarlo. Otros, en cambio, lo menos, puedo decir, no son tan dramáticos, como todos sabemos (o por lo menos me gustaría pensarlo,) las cosas no son o blancas o negras, sino con diferentes tonalidades de grises.

Ciertamente este acto no está libre de riesgos, puedes contraer ciertas enfermedades de transmisión sexual, es verdad, pero para eso la persona o personas a la que lo practicas tienen que estar contaminadas, cosa que se arregla no chupándoselo o comiéndoselo al rollo de una noche, usando preservativos, normales o para la lengua (¡que existen!) o si te acuestas con alguien, que conozcas parte de su vida íntima, como si es tendiente a la promiscuidad o no.

Primero lo que parece más fácil

Felación: acto de chupar frotar, lamer, acariciar,… con la boca el pene y/o los escrotos de un hombre.Fácil ¿verdad?, pues a algunos y a algunas hay que hacerles un mapa y dar unas instrucciones de cómo hacerlo sin clavar dientes, anillos, la forma de mantener la compostura, el no hacer daño al otro o simplemente el mantener algunos modales mientras se practican ciertos actos.

Empecemos por lo que parece más fácil, la felación. Un acto aparentemente sencillo, que muchas mujeres reúsan o simplemente intentan evadir en una relación íntima, por motivos propios o inculcados que no vienen a cuento.

Señoras, señores, damas, caballeros y demás, hay que ponerle ganas, si no ¿cómo demonios quieres que te la devuelvan de una forma que jamás podrás olvidar?, pero sobre todo, no consiste en mover la cabecita de adelante hacia a detrás, apretando levemente la boca (¡que se te duermen los labios!)

Tener en cuenta que lo que tienes entre los dientes es algo que siente (o por lo menos su dueño) y que por ahí, en ese mismo instante, corre una cantidad de sangre tremenda; en conclusión, que es una parte muy sensitiva y en ese estado más todavía. Algunas caricias con la lengua, un poco de jugueteo con la presión de los labios, algo de movimientos lentos y acompasados no vienen mal y, si quieres, ayúdate de las manos.

Una cosa es muy importante, respira por la nariz, no por la boca, de esta forma sólo conseguirás mover la úvula (la campanilla) y tener esa sensación de arcada que no es muy excitante, por decirlo de alguna forma. A nadie le gusta echar hasta la primera papilla mientras le hace una mamada a otro ¿verdad?, aunque para gustos los colores, si es de vuestro agrado a delante, yo no tengo ningún problema con eso (cosas más raras se han visto o no ¿quién sabe?)

Como decía, esto no consiste en poner la boca abierta y dejar que el otro se mueva o mover la cabeza a modo de balanceo (llegando a parecer uno de esos pajaritos de plástico que beben del vaso, eso dejarlo para otros, que aquí estamos hablando de cosas muy serias) hasta que te canses y sigas con las manos, o que el pinganillo, pene, amiguito pequeño, falo, polla, y demás denominativos, acabe escupiendo. Eso sería demasiado insulso para todos, incluso para el o la que esté haciendo la felación.

Señores, señoritas, ponerle un poco de encanto, un poco de juego, que no cuesta tanto hacer feliz a alguien, si después te la va a devolver o ya lo ha hecho (en cuyo caso si no le ponéis entusiasmo será por algo) y además se divierten ambas partes por igual. Prueba a pasar la lengua suavemente por el glande (aclaración: la punta la polla, para los que no me sigan), con delicadeza mientras tus manos suben y bajan por el resto del cuerpo y acarician lo demás, cambia la presión de los labios cuando estos empiecen a subir y a bajar, utiliza lubricantes de sabores que dan un poco de salsa al asunto (nunca mejor dicho) o cambia la temperatura de tu boca con unos cubitos hielo (eso sí, sácatelos antes de introducirte el falo en la boca no vaya a ocurrir una desgracia.)

También puedes usar un poco de succión, algunos mordiscos cariñosos, es decir, suaves, a modo de masaje, no se nos vaya a ir la cabeza con las emociones y acabemos con a boca como un vampiro después de comer, a parte, claro está, de unos alaridos malsonantes.

Una cosa muy importante que quiero anotaros a todos: lo primero es que esto no es una peli porno, por lo que no todas ni todos, llegan a introducirse el miembro en la garganta hasta el final, y las manos acariciando la cabeza, no guiando la expedición o forzándo a seguir un poco más, que muchas veces, el mero hecho de pensarlo quita las ganas.

Ahora lo que no es tan fácil y de lo que se presume.

Cunnilingus: definición que se da al acto de chupar, frotar, lamer, acariciar,… con la lengua la vulva de una mujer.

Parece muy sencillo, todo está a la vista, completamente delante de nuestras narices, nunca mejor dicho, sin embargo nos paramos poco a mirar y mucho a inspeccionar con la lengua. Esto provoca resultados no muy deseados, como el que ella acabe con una vulva llena de babas que no le pertenecen, la o el otro completamente agotado con la boca semidormida y llena o lleno de fluidos y ya está, ni orgasmos, ni estrellas, ni séptimo cielo, ni siquiera un leve resquicio de una pequeña corriente eléctrica (y después de esto algunos y algunas tienen la cara dura de preguntar si te ha gustado, si lo de fingir el orgasmo es por educación más bien.)

Bueno vamos al grano, podemos ayudarnos con unos roces, algunas caricias hasta que el clítoris se agrande o hinche de sangre sobresaliendo un poco de su capucha (¡existe señores!), no es una cosa tan difícil de encontrar cuando lo tienes delante de tus narices.

Las caricias con la lengua tienen que ser suaves y nada de correr como si fueras un niño o una niña pequeña con una piruleta de tamaño descomunal.

Una cosa más, no os centréis sólo en esa zona, las caricias en los labios, el ayudarse con los dedos, evitar morder de forma desmedida, no dar tirones y ayudarse de las manos mientras acaricias sus piernas, introduces las falanges suavemente, sin bulla, y de forma delicada ayudan mucho.

Otra cosa, como he dicho antes, esto no es una peli porno y no esperéis que salga un líquido a modo de eyaculación femenina (que existe, no es un mito ni una invención, pero son las menos, no todas lo consiguen), tampoco os llevéis toda la velada con los dedos en su vagina intentando encontrar el punto g del que tanto se habla y que puede que tu búsqueda en la mina sea fructífera o puede que simplemente se quede en un intento pesado, dando por parte de ella, una invitación a quedarte quietecito o quietecita, porque te estás desviando del tema que estabais tratando, entre su vagina y tu boca.

No pierdas el norte.

Sin embargo, a pesar de decir que es algo que gusta, que muchas mujeres se niegan a practicar o que es algo un poco escondido todavía, se practica, en ambas direcciones y cuando se hace es por algo, sigue siendo sexo, no es necesario ningún tipo de penetración para que uno pueda divertirse con la propia intimidad y ayuda mucho a que la pareja se conozca, miren cuáles son sus límites y a qué están dispuestos a llegar.

Por supuesto, es algo que se debe hacer en compañía (aunque hay ciertos aparatitos que sustituyen la función de la pareja (depende de lo bueno que sea, será mejor o peor sustituto.) Lo importante de todo esto es que nadie se agobie con hacerlo bien a la primera, que hable sobre lo que le gusta o le deja de agradar cuando se consiente.

No lo olvidéis, disfrutar, vivir de la forma que más os plazca y, sobre todo, sonreír, es lo segundo mejor que podéis hacer con vuestra boca.


1 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

"Aclaración: la punta de la polla" ¡¡Buenísimo!!

En cuanto a lo de potar encima del miembro, como tú bien dices, fetichismos hay para todos los gustos, demos gracias al Divino Marqués, pero esta filia en concreto no la he investigado... y no es que me entren ganas de hacerlo... Uegh!