ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


21 de noviembre de 2010

MANIAS.

Un comportamiento normal u obsesivo.

Extravagancia, preocupación caprichosa por un tema. También puede llegar a ser persecutoria, como el imaginarse ser el objeto de mala voluntad de una o varias personas. Incluso, puede ser como la terminación de una palabra de la que se quiere denotar un impulso obsesivo o hábito patológico. Por ejemplo: piromanía, cuya palabra sabemos todos lo que significa.

Algunas de ellas pueden ser buenas, otras malas y, el resto, pasan simplemente sin pena ni gloria entre nuestras vidas. Estas ni siquiera son consideradas como tales, a menos que no te fijes mucho en una persona no te darás cuenta que ni siquiera las tiene. Quizás tu pareja se percate de lo mismo, a lo mejor sea tan común que no es considerada como tal, pero en ese caso, sería un temas del interés común.

Hay personas que no pueden evitar quitar las etiquetas a las botellas y romper los manteles de tela de los restaurantes, quizás te toques alguna parte del cuerpo o prenda continuamente, pero esto puede solo ocurrir con una prenda, abalorio o demás objetos que portamos en nuestro cuerpo determinados o con todo.

Algunos comportamientos son un tanto obsesivos. El colocar las cosas de una determinada forma y si no lo están no puedes permanecer tranquilo en una habitación o lugar, evitar ciertos ruidos o cosas porque no los soportas, etc.

Aunque también he halado de la manía persecutoria, cuando alguien se cree que todo el mundo se encuentra confabulado contra ella o él. Ciertamente, cuando todo el mundo es malo menos tú mismo, hay algo que pasa, pero en la cabeza de la persona que porta ese pensamiento no en los demás. Sin embargo, es más fácil echar la culpa al resto de personas y no admitir que el problema viene de uno mismo (como todo lo que pasa en esta vida.) Sobre todo cuando tus obsesiones no te dejan pensar lógicamente.

Todos tenemos las nuestras.

Efectivamente, ninguno de nosotros estamos libres de ellas, cuanto más crecemos peores son estas o nadie ha escuchado la frase “manías de viejo.” Si esas que un día desarrollaremos todos y que son idénticas a nuestros familiares más antiguos o que ya tenemos y se acucian con el tiempo.

Ciertas manías las desarrollamos por sí solos o por influencia de algo. Por ejemplo, yo he desarrollado una que llevaba latente en mi antes de independizarme, odio lo comida precocinada. Antes mi madre evitaba darme cualquier tipo de alimento de este estilo y, si alguna vez lo hacía, lo conocía perfectamente ya que el sabor lo delataba. Esto me hizo aprender a cocinar y a realizar todo lo que se come de forma casera, las masas de las pizzas, los pinchitos y demás alimentos que se compran como algo que tienes en el congelador para una ocasión en la que no te apetece congelar.

Yo misma hago mis propios congelados, mis propias conservas y demás productos a los que echaré mano cuando no me apetece guisar. ¡Efectivamente! Esto me lleva más tiempo en la cocina que a muchas personas, aunque también en la calle, a la hora de comprar me toma algo de tiempo.

Una manía derivada de esto es mirar todas las etiquetas de todos los productos, adquirir aquellos que se acomoden más a una fabricación natural y conocer los tipos de anabolizantes, estabilizantes, aromatizantes y demás cosas que les echan, pero sin pasarme.

Esto no va por el lado de no engordar o comer alimentos desnaturalizados, ya que he visto quesos sin grasas o zumos sin el mismo, entre otros, cuando no puedo explicarme como a un queso se le quita la grasa, cuando es el ingrediente principal para su fabricación. ¿Entonces? ¿Qué estoy comiendo? Eso no es sano, y lo descarto de mi lista de alimentos al instante.

Buscar carnes con garantía de crianza en ciertas condiciones, no escatimar en esfuerzos. No se si compensará, mi madre lo tacha de “manía” yo de una calidad de vida que puede obtenerse con buscarla un poco y sangreybesos, disfruta de ello rechazando todo aquello que yo no haya hecho.

Ahora con…

Con la moda actual de la comida sana, cosa que debería habernos preocupado antes y no solo porque la tele lo diga. Los anuncios de alimentación se han hecho eco de ello.

“Pan Sorqui, ahora con harina, sal, levadura y agua” o “gominolas Epiguis, ahora con zumo natural.” Cada vez que lo veo me surge una pregunta que me eriza los pelos de la nuca ¿con qué estaban fabricados antes? Creo que prefiero no saber la respuesta a todo esto. De todas formas, no compraba esas marchas porque las etiquetas eran muy largas y con demasiada química.

7 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

"Agua Von Pella. Ahora... con agua".

Cienideas dijo...

Llevas razón. Yo soy de esas personas que intenta comer de todo, sano, hacer ejercicio, bla, bla, bla... pero la realidad es otra. Ayer para comer me hice solomillo de cerdo con salsa de roqueford... ¿Con que habían criado ese cerdo? No lo sé, y mucho peor podría pensar del queso...

Besos.

Silderia dijo...

Cienideas: es mucho mejor no preguntar algunas cosas, la sombra de la ignorancia mejor que se quede en ciertas materias. Puedo asegurártelo.

Un beso, Silderia

Cariño: con qué estaría hecho antes?

Jonessy James dijo...

aristóteles NO tenía razón. mejor es no saber, y si el tema es la comida... TANTO mejor no saber.

saludos

jonessy


p.d.:¡bien por hacer sus propias conservas!

Silderia dijo...

Todo lo que se hace en casa en casero 100%, no encontrarás muchas latas, solo las imprescindibles.

Besos, Silderia

gustavo dijo...

Todos tenemos nuestras manías.La tuya es por demás saludable. Abrazo

Silderia dijo...

Según mi madre roza la obsesión, pero ella es en parte culpable de ello.

Besos, silderia