ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


15 de septiembre de 2009

Selene. Capítulo LV.

CAPÍTULO LV: PITO PITO.

- Por aquella – dice Fepico señalando una con forma de falo.

- No creo que Hades haya entrado por ahí – le responde Yu -. Eso es la lujuria, otro de los mucho infiernos.

- Yo tampoco – le responde -. ¿Pero qué tiene de malo un poco de diversión?

- Créeme – le dice Yu acercándose a él -. No creo que ahí dentro te diviertas mucho.

- Bueno y qué os parece esa – señala Luis al fondo.

Una pequeña luz deja entrever una puerta con forma reconocible. Aquel pomo plateado, lleva marcadas las yemas de alguien.

- Esa puerta no pertenece al infierno – dice Yu.

- ¿Por qué lo sabes? – incide Selene.

- Porque es la que hace diez – le responde.

- Han podido formar otro círculo nuevo – le dice la abuela.

- Si – la mira Yu -. También Hades podía haberse ido de vacaciones un tiempo con Perséfore pero no lo hace jamás.

- ¡Callaros todos un momento! – dice Endimión con la oreja pegada a la décima puerta -. Se escuchan risas y cantos.

- Es seguro – dice Yu acercándose para confirmarlo -. Hades no ha entrado por ahí.

- ¡Estate quieta un poquito! – la coge Endimión por el brazo cuando ve que intenta apartarlo de la puerta -. Es tan ridículo que puede que esté al otro lado.

- Puede que sea el lugar donde lleva a sus amantes – dice Fepico -. Arriba es primavera.

- No – responde Yu toscamente.

- Entonces abre la puerta Endimión – lo mira con cara confusa -. Quiero decir… Luis…. ¡No! Endimión…Bueno, como cojones te llames ¡Abre la maldita puerta! Ya sabemos que no vamos a interrumpir nada.

Aquello fue suficiente, la madera comenzó a rajarse separándose del lugar donde había sido afianzada. Unos ruidos tremendos siguieron al esfuerzo de aquella milenaria madera por desprenderse de su lugar de origen. Unas alas colocaron ese rectángulo mohoso sobre el techo, parecía que no deseaba que nadie atravesase su marco.

- No hay duda – dice Yu mirando al techo -. Ha pasado por aquí.

- Entonces… ¡A qué estamos esperando! - dice Luis -. ¿A que baje del techo?

- Eso no creo que vaya a pasar hijo – dice la abuela -. Puede llevarse así toda la vida.

- ¿Cuál? ¿La suya? – dice Yu sarcásticamente -. Porque yo tengo toda la eternidad.

- Y yo un jersey – le responde la anciana.

Acabada la absurda conversación ascendieron, algunos ayudados por los dioses primigenios, hasta la entrada hacia un lugar incierto, un pecado desconocido o ¿no?...

- Esto es…. – dice Luis mirando hacia todos los lados.

- Lo que estás viendo – responde Selene.

- Un manicomio – dice Yu sonriendo -. Todavía no deja de sorprenderme ese mequetrefe – piensa para si moviendo los labios.

6 cosas que decirte:

sangreybesos dijo...

Me encanta la abuela... va siempre tan habiada... con su jerseycito y todo, para pasar los rigores del invierno en el Infierno...

Silderia dijo...

Es que hace frío para ella, ten en cuenta que es muy mayor.

Edu dijo...

Poseer toda la eternidad...o tenerla, quizas sea asi, para todo ser, si en ello incluimos la nada que nos acompaña, el fin de nuestra existencia.
Un Saludo

Silderia dijo...

Da igual que sea eterno o no, lo importante es aprovecharla.

Un Abrazo

Phoebe dijo...

En muchos casos, valdría más la pena tener un jersei que toda la eternidad si no van a saber cómo utilizarla y por qué.
Como mínimo, el jersei es cálido. Quién sabe cómo es la eternidad...

Eso sí, sin duda, prefiero mi eternidad, aunque siga buscándole el significado :)

un beso!

Silderia dijo...

Todos buscamos el significado a nuestra eternidad, por lo menos la abuela de Fepico va calentita.

Un Beso