ELABORAR UNA IDENTIDAD ES UN PRIVILEGIO QUE SÓLO EJERCEN AQUELLOS QUE TIENEN LA POSIBILIDAD DE ELEGIR Y QUE LUEGO MANTIENEN EL ESFUERZO DE PENSAR.


29 de agosto de 2009

UNA RESPUESTA SIN PREGUNTA.

Hoy, sin quererlo y reflexionando, sin a penas pensarlo o reparar, en tan siquiera un momento que lo estaba haciendo. Encontré una respuesta a una pregunta que jamás me había formulado.

Ni siquiera medie una palabra con mi amado respecto al tema, no abrí la boca para pronunciar una sola frase de aquella filosofía inconsciente, pero ahí estaba, clara como el agua misma. Una contestación a una incógnita perdida en mi mente y que siquiera pensé por un momento en los años de mi vida. La respuesta era simple un simple segundo, el tiempo que tarda un niño en pestañear, eso es lo que quiero que dure.

¿Que dure qué? Esa era la gran pregunta a la eterna pregunta sin hacer. No lo sabía, pero mientras, mi mente seguía respondiéndose así misma.

Un simple suspiro en el tiempo, perdido en los vientos que envuelven al mundo, que no sea cansado de escuchar o de ver. Eso era lo que tenía que ser, una gota de agua, que a penas cruzaba el cielo se fundía con el mar, una simple forma de medir el tiempo, en el que eso durara no más que la suma de unas milésimas. No más.

En cambio, sería tan larga como cien años, miles y miles de horas reunidas para poder disfrutarlas como una buena película. De esas que son tan largas que piensas que no podrás aguantar sentado en la butaca de aquel cine y que, en cambio, al ver los créditos finales, parezca que acabas de pedir la entrada a la taquillera hace tan solo un momento. Simplemente eso.

Miles de horas y días llenos de aventuras y largas historias, de cuentos, mitos e inventos que hacen que todo pase en un sin sentir. En cambio, al final de todo, cuando agradeces a los que estuvieron desde el principio, a los fugaces actores que entraron en tu vida, a que pudieras realizar esas maravillas, a los nuevos que jamás se fueron y al resto, que sin saberlo participaron en muchos de los acontecimientos, todo haya sido así. Un simple segundo en una vida pasajera. Esa era mi pregunta, ¡la encontré! – pensé en esos momentos para mí misma.

¿Cuánto quieres que dure tu vida? Y la respuesta muy fácil, el dulce sonido de una risa, el clamor de un pájaro, el tiempo que tarda una brisa en rozar tu cara sólo una vez. Mi vida, que sea corta a mis ojos, divertida, pasajera, llena de aventuras y de impresiones maravillosas. Y, a la vez, igual de larga que la del resto, años dejando que pasen los días, segundos llenos de recuerdos, versos que se cuentan sin que mis labios dejen de exhalar palabras y canciones.

Eso es lo que deseaba, una larga y buena película en la que yo seré la actriz principal del reparto, junto con los colaboradores y actores secundarios. Que se alargue todo lo que pueda, y que dure en la mente del espectador lo suficiente, para decir ¡qué rápido se me ha pasado el tiempo!

4 cosas que decirte:

Edu dijo...

Mi vida quiero que continue, mientras mis ojos se sigan explicando el mundo y mi corazon sintiendole.
Un Abrazo

Phoebe dijo...

¿Sabes cómo me gusta ver a mí la duración de mi vida? Me gusta verla en imágenes. Fotografías mentales de cada sonrisa, mirada o roce. Un álbum. Y tú lo has dicho, que dure lo que sea, lo que tenga que durar. Las películas más largas no son las más buenas, y ni mucho menos las más felices. No por ello tienen que ser de poca duración. Justo tu medida ideal. Que cuando acabe, quieras más, pero seas capaz de conformarte porque ha sido la mejor película, nunca mejor dicho, de tu vida.

Respecto a tu otro post...Qué razón tienes...La cultura de ser lo que no eres, de fingir. De ser falsos. Ser alguien que no somos es alguien que "nos pide el cuerpo" porque sentimos que necesitamos ser otros para ser mejor. Pero como tu dices, nos damos cuenta de lo que estamos haciendo, y no vale la pena traicionarnos. Aunque no puedo negar que tenga cierta "gracia" querer ser otro, tener ciertas características de otro para ser de otra manera, es triste lo que la cultura nos hace hacer o lo que nosotros mismos llegarmos a creer.

Bueno, ya no me extiendo más que poco a poco me voy perdiendo del tema...

un beso, Silderia!

Silderia dijo...

Edu, Phoebe...: una vida tiene que ser eso una vida llena de cosas para colocar, no un mero pasaje de escenas repetidas.

Phoebe: lo del post anterior es la simple cultura que nos enseñan ha hacer, lo malo es que creemos que está bien eso.

Un beso a los dos.

sangreybesos dijo...

La vida es una película multigenérica; a veces drama, a veces comedia, fantástica si sabes ver la realidad con el rabillo del ojo... pero, sobre todo, y tratándose de una película española, la vida es una #€%& película costumbrista.